El guardameta del FC Cartagena llegó, en el primer encuentro de la temporada ante la Ponferradina, a los cien partidos oficiales con el cuadro albinegro y esta mañana ha atendido a los medios de comunicación en rueda de prensa para expresar sus sensaciones en esta nueva temporada. El de Barcelona ha desvelado el secreto gracias al que se ha convertido en centenario. "Lo principal es que un club apueste por ti y después hay mucho trabajo detrás, mucho sacrificio y que ambas partes estén a gusto con el proyecto", ha afirmado.

De sus cien encuentros con el escudo del FC Cartagena, Marc se queda con tres. "Elegiría la noche de Málaga, en ese no hay duda. Otro sería mi debut profesional en Segunda y el último el de Almería en el que volvió el público al estadio y conseguimos la victoria que nos dio la salvación", ha asegurado. Por contra, Martínez se apena por los compañeros que ya no le acompañan. "Es una pena porque dejas compañeros atrás con los que haces amistad. Es ley de vida y en este casi, del fútbol", ha expresado.

La llegada de Aarón Escandell al cuadro cartagenerista le supone una competencia que no ha tenido años atrás, sin embargo, el capitán no duda de su valía. "De mí puede dudar todo el mundo, pero yo no. Trabajo como el que más, que es lo único que puedo hacer, sin dudar en ningún momento de mí mismo", ha aseverado. No obstante, el portero aclara que la competencia por el puesto es sana como con todos los compañeros que ha tenido bajo los palos. "Nunca tengo problemas con mi compañero en la portería y no va a ser diferente con Aarón. Trabajamos duro y junto con Sergio tenemos competencia sana", ha aclarado el portero.

Por último, Marc ha explicado que su situación actual no le parece negativa. "No considero que esté en un momento duro. Es la primera jornada y estoy contento con mi trabajo. Lo de Twitter no lo puedo controlar. Sigo trabajando y si el domingo el mister me requiere daré lo mejor de mí", ha concluido.