Carlos Alcaraz Garfia «no está falto de chispa, aunque lleva una tralla importante», tal y como asegura su preparador físico, Alberto Lledó Quiles, por mucho que el joven tenista murciano sea el segundo jugador del circuito ATP con más partidos disputados y el que más ha ganado en este año 2022 y «perder finales forma parte del proceso de aprendizaje».

Desde fuera puede dar la sensación de que Alcaraz, quien lleva 49 partidos jugados desde enero y 42 de ellos ganados, no está tan fin como hace unas semanas, pero Lledó, que es quien mejor puede hablar de ello, no lo ve así.

«Yo no creo que Carlos esté falto de chispa y lo que le pudo pesar en la final perdida este domingo frente a Sinner fue a nivel mental porque hizo un gran primer set y comenzó igual el segundo, pero perder seis bolas de break seguidas le afectó y ahí, sin duda, que estuvo la clave frente a un rival que estuvo muy bien, desplegando un gran tenis y muy estable mentalmente», manifiesta el preparador físico del de El Palmar en una entrevista concedida a EFE.

Lledó, quien lleva cinco años con Carlos, admite que el jugador lleva «una tralla importante» como consecuencia de sus buenos resultados. «Es verdad que lleva muchos encuentros disputados este año, pero no en tantos torneos. Lo que pasa es que va avanzando rondas y lo de perder finales es una experiencia más y algo que forma parte del proceso de aprendizaje en un chico que todavía tiene 19 años y eso no hay que olvidarlo. Son experiencias que hay que pasar para crecer y es necesario tener los pies en el suelo y trabajar. Bendito problema si eso ocurre porque será señal de que llega lejos en los torneos en los que compite», declaró.

En el calendario del murciano aparecen, como próximas citas, los Masters 1.000 de Montreal (Canadá) y Cincinatti (Estados Unidos) y luego, tras una semana sin competir, el Abierto de Estados Unidos, el cuarto y último Grand Slam de la temporada y en el que el pasado año, en su debut, llegó a cuartos de final siendo la sensación del torneo.