Kiosco

La Opinión de Murcia

Fútbol

La ciudad deportiva del FC Cartagena, un riesgo

Los albinegros tienen por fin un lugar fijo de entrenamientos tras muchos años de intentos fallidos, pero las instalaciones de La Manga Club siguen sin ser propiedad del club

Simulación de las instalaciones de La Manga, que se convertirán en la ciudad deportiva del FC Cartagena. PRENSA FC CARTAGENA

Prácticamente toda su historia lleva el FC Cartagena buscando una ciudad deportiva que se convierta en la casa del equipo y garantice una zona de trabajo fija. Hoy, por fin, ese sueño se hace realidad tras el proyecto presentado en el día de ayer por el presidente del club, Paco Belmonte. Muchos años buscando alternativas, entrenando sin las mejores condiciones y sin un lugar definido llegan a su fin con el plan en La Manga Club: tres campos de entrenamiento y el espacio suficiente para cubrir todas las necesidades de un club de Segunda División. El Cartagena sentirá un poco más suyo su lugar de trabajo, pero la realidad no se ajusta totalmente a ese sentimiento.

El FC Cartagena sigue creciendo como entidad y prueba de ello es la materialización de la ciudad deportiva. A las puertas de su tercer año consecutivo en el fútbol profesional en su segunda etapa, los albinegros siguen dando pasos hacia delante y con seguridad. Este era imprescindible. Atrás quedan decenas de proyectos irrealizables, inconclusos e inútiles de todas las etapas que ha atravesado la entidad albinegra. La base construida en el resort de La Manga era el lugar idóneo, con la mitad del trabajo hecho y en una ubicación envidiable. No obstante, el patrimonio del club no cambia con la mudanza.

El club hará uso exclusivo de un complejo con tres terrenos de juego de césped natural con las medidas oficiales de la FIFA, en los que entrenará tanto el primer equipo como el filial, y una zona de unos 17.000 metros cuadrados para diferentes propósitos. En este terreno se instalará, entre otras cosas, un edificio principal de 2.388 metros cuadrados y dos plantas que contendrá habitaciones para jugadores y el cuerpo técnico, gimnasio, sala audiovisual, comedor y zona de ocio. La instalación completa consta de 38.682 metros cuadrados, un espacio del que nunca antes ha dispuesto el club para su trabajo, pero deberá seguir pagando por su uso al igual que lo hacía en Pinatar Arena.

El acuerdo alcanzado con el Grupo Hesperia contempla el uso exclusivo de los terrenos hasta el año 2050 bajo arrendamiento con una opción de compra que el club puede ejecutar en cualquier momento de la duración del contrato. Esto significa que, tras invertir más de dos millones de euros procedentes del acuerdo LaLiga Impulso y el fondo de inversión CVC en la mejora del lugar y el acomodamiento, la entidad albinegra podrá adquirir el complejo en propiedad o no ejecutar la compra y perder todo lo invertido.

El acto de presentación del complejo estuvo dirigido por el presidente del FC Cartagena, Paco Belmonte, que explicó la importancia del proyecto para la historia del club. «Es un privilegio poder situar nuestras instalaciones en el mejor escenario posible de la Región y el objetivo es que el club crezca en patrimonio propio y poder adquirirlas, e incluso seguir creciendo dentro de La Manga Club, según las necesidades que nos vaya planteando la situación deportiva y económica de la entidad», concluyó el máximo mandatario albinegro.

Compartir el artículo

stats