Kiosco

La Opinión de Murcia

Fútbol

El Real Murcia se prepara para un desplazamiento histórico

La final del play off del domingo, en la que los granas se jugarán el ascenso ante la Peña Deportiva, reúne todos los ingredientes necesarios para que se superen los diez mil aficionados granas en el Rico Pérez

Aficionados granas el pasado domingo enlas gradas del Rico Pérez. | PEPE VALERO

El murcianismo no está de vuelta, porque el murcianismo nunca se ha ido. Este domingo hasta cinco mil aficionados granas se desplazaron al Rico Pérez para vivir las semifinales del play off de ascenso a Segunda RFEF, pero hace solo cuatro años, en la última fase final disputada por los murcianistas, hasta tres mil estuvieron en el Martínez Valero de Elche. O en 2017, la temporada en la que más cerca estuvo el club centenario de regresar a Segunda, más de cuatro mil seguidores acudieron a Mestalla. Solo unas semanas antes de ese encuentro ante el filial valencianista, se vivía otro desplazamiento masivo, en este caso a La Roda, donde los de Vicente Mir peleaban por el billete para el play off.

Sin embargo, este fin de semana, el Real Murcia puede vivir el mayor desplazamiento de su historia. Y es que la final por el ascenso que disputarán los murcianistas ante la Peña Deportiva reúne los ingredientes necesarios para que se destrocen todos los registros, algo que ya se consiguió en las semifinales de este pasado fin de semana, cuando 5.000 murcianistas vivieron en el estadio alicantino la victoria ante el Rayo Cantabria.

Un viaje de apenas 80 kilómetros

Los aficionados granas, que no han fallado en un solo desplazamiento en toda la temporada, tienen la final del play off a solo 80 kilómetros. La elección de Alicante ha favorecido de lleno a los murcianistas. Se vio este domingo ante el Rayo Cantabria y se volverá a ver todavía más claro durante la final ante el Peña Deportiva de Santa Eulalia.

24.000 butacas y sin límite de aforo para los granas

Jugar en Alicante ha sido un punto a favor para los granas, pero también favorece a los murcianistas este formato en sede única. Porque mientras que a El Toralín o al Anxo Carro apenas pudieron asistir 500 privilegiados por las limitaciones de los clubes locales en los partidos de vuelta, en este caso no existirá ninguna limitación.

La final del domingo se jugará en un estadio de 24.000 butacas y el murcianismo podrá retirar todas las entradas que quiera. Si las localidades solicitadas por el club se quedan cortas, siempre quedará la web de la Federación para seguir retirando localidades hasta las horas previas al encuentro.

Un rival modesto que apenas movilizará a aficionados

Tampoco tendrá que pelear el Real Murcia por el reparto de entradas con el rival. El sorteo emparejó a los granas con la Peña Deportiva, un club modesto de Santa Eulalia, Ibiza, que apenas cuenta con abonados y cuyo campo solo tiene un aforo para 1.500 personas. Sin demanda por parte de los ibicencos, la afición del Real Murcia no tendrá que pelear con nadie en el reparto de las entradas.

Se jugará en domingo y no coincidirá con la final de Champions

El día elegido para el partido también es el idóneo para favorecer ese desplazamiento masivo. Porque el encuentro se disputará en domingo, lo que evita que coincida con la final de la Champions del sábado. Es cierto que el Real Madrid-Liverpool no iba apartar a los más fieles de acudir a ver al Real Murcia en sábado, pero también es verdad que muchos otros hubieran optado por quedarse en casa y ver las dos cosas por la tele. Así, al ser domingo, no habrá ninguna excusa. Todos los murcianistas tendrán la vía abierta para volver al Rico Pérez siete días después o para estrenarse en este play off con un partido que tiene el premio del ascenso.

Las ganas de vivir un éxito tras varios años de fracasos

Jugar un play off ya no es algo habitual para el Real Murcia. No estaba en una ronda final desde 2018. Tras aquella eliminatoria en la que fue eliminado por el Elche, los granas solo han vivido decepciones. Primero el miedo a la desaparición, luego la ausencia de proyectos ambiciosos y por último el mayor fracaso desde los 90, la caída a la Segunda RFEF, la cuarta categoría del fútbol español. El murcianismo ha resistido en pie pese a todos los golpes, y ahora tienen la oportunidad de vivir por fin una gran alegría. Esas ganas de celebrar, de gritar estamos de vuelta, aunque esa vuelta solo sea a lo que antes era la Segunda B, también hace que nadie quiera perderse la final por el ascenso en el Rico Pérez. Los cinco mil que estuvieron este domingo repetirán, y varios miles más se incorporarán para apoyar a un club que no celebra un ascenso desde 2011, cuando se dio el salto a Segunda División tras eliminar al Lugo.

Sestao-Eldense y La Nucía-Arenas abrirán las finales

El Real Murcia se jugará el ascenso el domingo a las seis de la tarde ante la Peña Deportiva de Santa Eulalia, pero las finales del play off se abrirán el sábado con dos partidos. El Sestao se enfrentará al Eldense y La Nucía quedó encuadrada con el Arenas de Getxo tras el sorteo celebrado ayer. El domingo, además del choque de los granas, también se disputarán el Mérida-Teruel y el Unión Adarve-Ceuta. Los ganadores de las cinco eliminatorias ascenderán a Primera RFEF. Aunque los partidos estaban fijados para las 19.30 horas, la Federación los adelantó a las seis para que los del sábado no coincidieran con la final de la Champions.

Compartir el artículo

stats