Kiosco

La Opinión de Murcia

Baloncesto

El UCAM no termina los deberes

Al conjunto universitario le favorece la victoria de Real Madrid, pero no cumple en casa ante el Casademont Zaragoza en un partido marcado por la pérdida del rebote, y no puede acceder a las posiciones de play off en la última jornada de la ACB

84

UCAM Murcia - Zaragoza Israel Sánchez

Las cuentas para que el UCAM Murcia finalizase ayer en la octava posición de la Liga Endesa, última que daba acceso al play off por el título, eran fáciles. Tenía que ganar al Casademont Zaragoza y esperar una derrota del Real Madrid. Pero no hizo falta esperar. Porque el equipo universitario no cumplió la primera condición y cayó derrotado ante un Zaragoza que logró la permanencia con el triunfo (72-77). Para la mayoría la temporada que ha realizado el club murciano ha sido de sobresaliente, la participación por méritos deportivos en la Copa del Rey, la regularidad en los puestos altos de la clasificación durante todo el año y el juego desplegado por el equipo han provocado eso.

Sin embargo, el UCAM se quedó ayer a las puertas de la matrícula de honor con el que hubiera sido el segundo play off en sus 37 años de historia tras el disputado en 2016. El último mes de competición se ha hecho más largo de lo normal para el plantel que dirige Sito Alonso, y lo acabó pagando al ver que tan solo pasaba por haber ganado uno de los dos últimos partidos en el Palacio. Además, el daño anoche fue mayor, cuando los aficionados comprobaron en sus teléfonos móviles cómo el Bilbao Basket también les arrebataba la novena plaza, finalizando este curso en el décimo lugar. Algo que, a efectos numéricos, empaña algo más la magnífica campaña desarrollada por el conjunto murciano, que podría regresar a Europa la próxima campaña al finalizar entre los diez primeros.

Sin lugar a dudas, la pérdida del rebote ayer fue una de las claves para que se escapase el triunfo. El UCAM concedió demasiadas segundas oportunidades a un rival que se jugaba la vida y no pudo desplegar su baloncesto en ningún momento. Tan solo a base de arreones y con la ayuda del público logró rebajar desde los 20 y los 15 puntos en el último cuarto. No obstante, a falta de 34 segundos para el final, el UCAM regaló un final de infarto al colocarse a tan solo tres puntos con dos triples consecutivos de Webb y McFadden. Pero no hubo tiempo para más, y Kilpatrick acabó sentenciando un triunfo vital para el Casademont Zaragoza desde el tiro libre.

De nuevo al UCAM tuvo que ir a remolque en el inicio del partido, como venía ocurriendo en las últimas jornadas. Dino Radoncic hizo mucho daño a los de Sito Alonso y el parcial se elevó hasta el 4-10 tras los tiros libres de Mekowulu. Cada falta que realizaba el UCAM, mandaba a su rival al tiro libre, mientras que en tareas ofensivas le seguía costando encontrar la fluidez. Tanto, que con el 6-16 a los seis minutos de juego tuvo que solicitar tiempo muerto Sito Alonso. Cinco puntos consecutivos de los universitarios le hicieron despertar con un último arreón, que permitió poner fin al cuarto con una canasta de Czerapowicz (17-23).

En el arranque del segundo cuarto el UCAM no pudo mantener el ritmo marcado en el tramo anterior y un parcial de 0-4 volvió a colocar los diez de distancia (17-27). Pero el Casademont Zaragoza continuó castigando cada punto débil a cinco minutos para el descanso (19-31). Sito Alonso trató de quemar todas sus cartas y cambiar la dinámica actual con la entrada de Kostas Vasileiaidis, quien en su primera acción logró sacar tres tiros libres (22-31). El UCAM empezó a mostrarse algo mejor en ataque, pero Kilpatrick neutralizaba cada buena acción que conseguían enlazar (24-35). El equipo murciano empezaba a comprender lo que requería el partido en estos momentos, y a dos minutos para el descanso Vasileiadis puso al UCAM a cinco puntos de diferencia tras anotar otros dos tiros libres (30-35). El cuadro murciano tuvo opciones de recortar el marcador, pero no fue hasta la última posesión del primer tiempo cuando Webb convirtió un triple que hizo estallar al Palacio (33-35).

El UCAM trató de imprimir una marcha más al partido en la salida de la segunda parte, pero quizás en algunos momentos se pasó de revoluciones. Y la pérdida de nuevo en el rebote permitió al Casademont Zaragoza seguir dominando el marcador (38-41). El escolta fue la mejor baza de los universitarios cuando comenzaron a sufrir de nuevo sobre el parqué al no poder quitarle el bastón de mando al Zaragoza tras otro triple de Waczynski (40-48). El partido entró en una fase cargada de imprecisiones por ambos equipos, las defensas se impusieron a los ataques y se detuvo el reloj varias veces ante la cantidad de faltas. Fue entonces cuando Webb logró cazar por las nubes un rebote ofensivo para recortar de nuevo la distancia a tan solo cuatro puntos (44-48), pero el UCAM seguía concediendo demasiadas segundas oportunidades al Casademont Zaragoza al tener perdida por completo la lucha por el rebote y Ferrari dio otra estocada a dos minutos para finalizar el cuarto , pero el Casademont el que encaró por delante el último cuarto pese a un triple de Vasileaidis que daba esperanza (49-59).

Restaban diez minutos y el UCAM Murcia tenía que recortar diez puntos. El Real Madrid estaba cumpliendo con la segunad premisa, al encarar el último cuarto por delante de Gran Canaria, pero los univeritarios tenían que hacer primero los deberes si querían el octavo puesto. Sin embargo, Santi Yusta silenció el Palacio con dos triples que sellaron un parcial de salida de 0-6. Eso dejó aún más tocado al UCAM para recortar todo el camino que tenía por delante, a pesar de que intentó un último arreón (53-68). Logró hacerlo con el empuje de un Palacio que vibró con cuatro puntos consecutivos y una contra de Taylor que colocaba el 64-70 a falta de tres minutos. Sin embargo, San Miguel desde la esquina, terminó por cortar cualquier esperanza. Esperanza que se reavivó con los triples de Webb y McFadden a falta de 34 segundos, pero Kilpatrick sentenció (72-77).

«Los silbidos han hecho daño y quizás algunos jugadores con dudas no sigan»

Sito Alonso se mostró rotundo en rueda de prensa: «Hemos hecho el peor partio de la temporada», afirmó el madrileño, quien también hizo alusión a los silbidos por parte de un sector del público que se escucharon en el último cuarto: «Respeto siempre lo que hace la gente, pero no estoy de acuerdo con ellos. Sí sé cómo se construye el proyecto y los jugadores que tiene algún tipo de duda de continuar, esos silbidos le han hecho daño y quizás no continúen», declaró.

Ahora se abre el momento de planificar el próximo curso. Sito Alonso no ha abordado aún su renovación: «Mi única intención desde que llegué aquí, salvo el primer año, que era solo salvarnos, es el crecimiento del club, tener una identidad, y creo que la tiene desde la base. Ganas tengo de seguir, pero esta semana próxima será en la que nos dediquemos a hablar de situaciones dentro de esa estructura, ya sea conmigo o sin mí».

El técnico tiene claro que el club debe dar el paso de competir en Europa la próxima temporada y «afianzarse en estas posiciones con la dificultad que eso tiene. Eso, para mí, representa no perder la identidad, jugando bonito al baloncesto, y los jugadores que vengan tienen que entender esto y deben respetarlo. De todas formas, hay muchas ya cosas hechas para la próxima campaña».

Compartir el artículo

stats