Kiosco

La Opinión de Murcia

Nuestro golf

El estudio de la UMU del impacto turístico del golf da alas al sector

Los 165.000 golfistas que visitaron la Región en 2019 generaron cerca de 400 millones de euros

Participantes en la presentación del estudio. | ANA GIL

Los datos arrojados por el estudio ‘El turismo de golf en la Región de Murcia: su impacto económico y posibilidades de inversión’, elaborado por el equipo investigador de la Cátedra de Innovación Turística de la Universidad de Murcia encabezada por Ángel Pascual y por encargo del Instituto de Fomento de la Región de Murcia (INFO), afianza el golf como «eje vertebrador» del turismo regional.

Las cifras así lo demuestran. Los 165.000 golfistas que nos visitaron en 2019 generaron cerca de 400 millones de euros, entre gasto indirecto y el inducido, un turismo selecto, fiel, de calidad, con alta capacidad de consumo durante largos periodos de tiempo que nos visitan todo el año, lo que contribuye a la desestacionalización. Dichas conclusiones fueron expuestas en La Manga Club por el consejero de Turismo, Marcos Ortuño, junto a representantes de la Asociación de Empresarios de Golf de la Región de Murcia (Aegolf), los directores generales del Itrem, Juan Francisco Martínez, y de Deportes, Francisco Javier Sánchez, así como representantes de la FGRM y del sector. «Tenemos campos e instalaciones de calidad, con amplias posibilidades de crecimiento y desarrollo, por ello desde el Gobierno Regional iniciaremos un plan de reactivación dotado con 250.000 euros para suscribir acuerdos con 30 turoperadores europeos, y un plan específico de promoción con otros 100.000 euros», apuntó Ortuño, que aplaudió la reactivación de los vuelos en el Aeropuerto de Corvera, solicitando agilidad para la recepción del AVE en la Región.

Joaquín Medina, presidente de Aegolf, no dejó pasar la oportunidad de expresar variadas e importantes mejoras reivindicadas por los campos desde hace años. Una de ellas es la referente al IVA y la solicitud de reducirlo del 21% al 10%. Asimismo, demanda una bajada del IBI, ya que los campos de golf pagan como terreno urbano edificado, lo que lo hace insostenible, y por supuesto, la negociación del precio del agua: «Estamos pagando agua desalada a precio de potable y lo peor es la incertidumbre de no saber si podremos regar o no», apuntó. Teniendo en cuenta que una hectárea de campo de golf es más rentable para los murcianos que una hectárea agrícola, Medina pidió ayuda institucional a nivel regional y nacional con la esperanza de que el 2022 sea un buen año y el 2023 excepcional, circunstancia esta que contribuiría a remontar un sector que tanto aporta a la economía regional.

Compartir el artículo

stats