Kiosco

La Opinión de Murcia

El deporte, en primera persona

Luis Ángel Maté Mardones: "Es un error muy grave que los ciclistas dejen los estudios porque no trae nada bueno a nuestro deporte"

El profesional malagueño Luis Ángel Maté, del equipo Euskatel Euskadi, estudia Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la UCAM y considera a Valverde "un caso estupendo para estudiar en las facultades"

Luis Ángel Maté, en la UCAM tras realizar varios exámenes. D.G.G.

Ciclista profesional. Luis Ángel Maté Mardones (Marbella, 23 de marzo de 1984) es junto a Alejandro Valverde uno de los ciclistas españoles más veteranos del pelotón. Ahora está vinculado a Murcia por estudiar Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la UCAM. Animado en su momento a retomar su formación académica por el doctor Paco Esparza, el componente del Euskatel Euskadi se ha convertido en un ejemplo para sus compañeros.

¿Ciclista por accidente o vocación?

Por enfermedad. Yo soy del año 84, crecí con el boom de los Tour de Induráin. Cuando era pequeñito, en mi barrio se jugaba al fútbol y también a hacer carreras de bicis. Crecí jugando a las chapas y con una oferta de ciclismo muy amplia para aquella época. En mi familia siempre se siguió el ciclismo y mi padre era ciclista aficionado, mi hermano también y desde pequeñito lo mamé en mi casa.

Sin embargo, no empezó a competir hasta cadetes.

Sí, empecé relativamente tarde para el modelo actual de deporte. No viene mal en el contexto que estamos, que no hace falta una especialización temprana como estamos haciendo ahora con los chavales. Empecé tarde porque la infancia la dediqué a jugar, a aprender e hice todo tipo de deportes. Estuve en tenis, fútbol, atletismo y natación. Probé de todo y al final me quedé con lo que más me gustaba, que era el ciclismo.

¿Tan malo era en el resto de deportes?

Siempre digo que, como era tan malo en lo demás, cogí el ciclismo. En realidad, no se me daban mal porque tengo un talento físico para todos los deportes.

¿No tuvo la tentación de quedarse con otro deporte?

Bueno, hasta los 15 años probé de todo, pero tiré por el que más me tiraba y aportaba personalmente, que era la bici.

Con 37 años ha empezado a estudiar CAFD. ¿Tiene como objetivo seguir vinculado al deporte?

No lo hago por salida laboral, lo hago como reto laboral. En mi casa tuve el ejemplo de mi madre, que no pudo estudiar porque muy joven se tuvo que poner a trabajar y no acabó ni la EGB. Y siendo ya madre de tres hijos, trabajando y cuidando la casa, se sacó todo, hizo el acceso a la Universidad criándonos a nosotros y trabajando, y se sacó la carrera de psicología. Pasó de trabajar en los autobuses escolares a ser psicóloga. Este año se ha jubilado y ella es un ejemplo. Ver a mi madre cómo trabajaba, se ocupaba de nosotros y sacaba tiempo para estudiar fue una motivación y siempre lo he tenido presente. Hoy soy padre y ese ejemplo que me dio mi madre me gustaría dárselo a mis hijos. Además, en su día empecé a hacer INEF en Granada, pero me fui a correr al extranjero y desde la Universidad pública, que hay que decirlo, no me dieron ninguna facilidad. Y hoy en día, la UCAM me da todas las facilidades y por eso me he matriculado en Murcia. Me dan todas las facilidades que un deportista profesional requiere porque yo me paso 300 días del año fuera de casa y no puedo venir a las clases.

¿Cómo se saca tiempo para entrenar, atender la familia y estudiar?

Es complicado pero es cuestión de organizarse. Aprovecho mucho los viajes, los tiempos muertos en los aeropuertos, en el autobús del equipo que también pasamos mucho tiempo. Tengo mis técnicas y utilizo el teléfono para grabar los temas en notas de voz y luego los escucho. Esa es mi principal fuente de estudio porque tengo muy poco tiempo. Entreno seis horas diarias y también tengo que descansar. Llevo peor el tema de los trabajos, que me quitan el poco tiempo que tengo para estudiar.

¿Ha llamado la atención en el pelotón que usted estudie?

Ha llamado mucho la atención, hay mucha gente que me pregunta cómo lo hago y, además, ha despertado un interés dentro del pelotón. Tengo la impresión de que no voy a ser el último en retomar los estudios porque la gente se está concienciando de que es importante para el futuro.

Muchos ciclistas abandonan muy jóvenes los estudios.

Es un error muy grave que no trae nada bueno ni a nuestro deporte ni al propio individuo. El ciclismo es un deporte que requiere mucho tiempo, históricamente el ciclista está catalogado como un burro que solo sabe sufrir y pedalear. Es importante darse cuenta que eso no es así, que el ciclista puede hacer otras cosas organizándose. El ciclismo es un deporte que me está sirviendo para estudiar. Yo no tengo el talento de Alejandro Valverde, pero sé que con trabajo puedo llegar. Estudiando quizás un tema no me lo puedo estudiar en una semana, pero si le dedico más, sí me entra. El ciclismo inculca unos valores muy bonitos que llevándolos a otra faceta de la vida te pueden aportar mucho. Es importante que el ciclista se dé cuenta que tenemos unos instrumentos buenos para hacer otras cosas y es fundamental que lo hagamos.

Ahondar en la actividad física y el deporte también le ayudará a comprender las técnicas de entrenamiento.

El ciclismo es un deporte en constante evolución, donde hay que reciclarse. En los últimos años se ha tecnificado mucho y ha entrado en las facultades, que ha aportado cosas extraordinarias. Estudiar CAFD me sirve para preguntarse un poco el porqué de las cosas y para actualizarme. Tengo que decir que me está aportando mucho porque estoy encontrado respuestas a muchas cosas que había vivido empíricamente, pero no sabía poner el nombre. Ahora estoy obteniendo muchas respuestas y me está sirviendo como instrumento para ser mejor ciclista.

Pese a su edad, le queda aún recorrido en el ciclismo

De momento creo que voy a renovar otro año, pero por edad biológica no me puede quedar mucho. Hoy en día, una de las ventajas que ha traído al ciclismo los avances tecnológicos es que se puede medir todo, que estamos constantemente monitorizados y sabemos cómo estamos físicamente. Yo me encuentro bien y tengo el nivel. Y en el otro sentido, en el psicológico, me gusta lo que hago, creo que todavía puedo aportar mucho al ciclismo y estoy motivado para echar un año más, mucho más no, pero uno sí.

¿Ha cambiado mucho su rol en los últimos años?

Evidentemente. Me fui a correr a Italia a un equipo muy bueno, donde había grandísimos campeones y el rol, igual que la persona, va evolucionando. Ahora soy padre, el más veterano del equipo y tengo otros conocimientos que en aquella época no tenía y un bagaje importante. Tengo unas herramientas que sirven al equipo y también a los chavales que están a mi lado.

¿Cómo se puede explicar que Alejandro Valverde siga ganando?

Alejandro sería un caso estupendo para estudiar en las facultades. Valverde es el mayor exponente de la motivación intrínseca, propia por hacer lo que hace, la pasión por entrenar y mejorar. También por cuidar la alimentación y el descanso para rendir al cien por cien. Él ve el ciclismo como una motivación y no le cuesta tener que comer un plato de arroz porque lo ve como un medio para rendir más. Es un ejemplo y con la edad que tiene está dando los mejores valores de su carrera deportiva.

¿A usted le cuesta salir a entrenar?

No, para nada. Lo que pasa es que yo estoy a otro nivel de Valverde. En ese sentido comparto mucho la manera de entender el ciclismo. Para muchas gente es un trabajo y le cuesta mucho, pero para mí no lo es. Yo me considero un privilegiado. Hay muchos chavales en categorías inferiores que no han tenido la suerte de pasar a profesionales y por eso para mí es el resultado de muchos de trabajo mío y de mi familia. Es un privilegio y disfruto día a día. Qué cosa más bonita es ganarte la vida con lo que más te gusta. No aspiro a nada más, es lo máximo a lo que puede llegar profesional o humanamente. Igual suena a tópico, pero cada día que tengo la oportunidad de ponerme el culotte y montar en bici lo hago con una ilusión tremenda. Y pequeños detalles que con el paso del tiempo ya no te motivan tanto, a mí me hacen la misma ilusión, como cuando dan la bici y la ropa nueva. Tengo presente que soy un privilegiado.

Por la forma de hablar le veo dentro de un tiempo como comentarista.

Pues no lo sé, pero es algo que me da mucho respeto porque no sé si me comunicaré bien o mal.

No hay mucha gente que comunique como usted.

No es fácil. Tengo que decir en defensa de los que están en el gremio que no es fácil. Creo que será uno de los eventos deportivos más complicados de interpretar y explicar al público. A mí me da mucho respeto y creo que el medio más difícil es la prensa escrita. Es difícil escribir, pero es el medio que más llega.

Este año tienen la Vuelta a España. ¿Qué objetivos tienen?

El objetivo principal y en torno al que gira el equipo es la Vuelta a España. También el País Vasco es muy importante, al igual que la Volta a Catalunya o la Vuelta a Turquía. Pero la Vuelta a España es la que da sentido a nuestro equipo y por la que trabajamos todo el año.

La temporada pasada ganaron la Vuelta a Murcia con Antonio Jesús Soto.

Fue uno de los momentos más bonitos de la temporada. Salió un día redondo en todos los sentidos aunque Antonio tuvo un problema mecánico en un momento determinado, pero ese día estaba en estado de flow y a pesar de que fue un día lluvioso, para nosotros nosotros fue muy feliz.

¿Alguna vez ha tenido la tentación de dejar el ciclismo?

Sí. Antes de pasar a profesionales, donde yo estuve cinco años, viví momentos en los que me vi fuera del ciclismo profesional.

Pero llegó la oportunidad y la aprovechó.

Así es. Tuve la oportunidad de pasar a profesionales con el equipo de casa, el Andalucía Cajasur, y luego a Marbella venía a entrenar Davide Rebellin, que me llevó al equipo italiano.

¿Ha podido hacer dinero con el ciclismo?

Depende de la perspectiva con la que lo digas. Me he ganado la vida, me ha permitido poder vivir, independientemente de que haya ganado más o menos. Nunca he sido de ir a por el contrato con más dinero, sino a por el proyecto que más me aportase deportivamente. Es algo que he tenido siempre, desde mis inicios, pero sí del ambiente. Nunca he ido al mejor postor, que es totalmente respetable porque para mí no es un trabajo, es una pasión y una oportunidad de dedicar mi vida a lo que más me gusta. No he cogido contratos de más dinero por el proyecto y encontrarme a gusto.

Compartir el artículo

stats