El UCAM Murcia atraviesa una situación muy complicada, al igual que su técnico Salva Ballesta, al que se le ratificó a pesar de la derrota ante el San Fernando, para dirigir, como mínimo, el duelo de este domingo (12.00, Footters) ante el Sevilla Atlético.

Sabe Salva Ballesta que su trabajo se está viendo en el transcurso de los partidos, pero no en los resultados, donde el entrenador tan solo acumula 12 de 39 puntos, pero confía en remontar la situación por lo visto en las ultimas semanas. “Los jugadores saben que son protagonistas, que dominan, pero que falta culminar los partidos a nivel individual y colectivo. Por lo demás, la semana ha ido maravillosa. Queremos que llegue el partido para intentar conseguir una victoria que necesitamos y que afianzaría el trabajo que se está haciendo”, declaraba, a la vez que añadía que “ante Sabadell y San Fernando fuimos muy dominadores, pero nos está penalizando que las poquitas ocasiones que tienen los rivales, las materializan. Nosotros hacemos mucho y el rédito es poco, y el rival nos hace poco y consigue mucho rédito”.

El zaragozano no cree que el problema radique en la falta de intensidad ni en cuestiones mentales, sino en el desarrollo del juego en los últimos metros. “Estamos todos donde tenemos que estar, somos conscientes de ello. Yo no creo que sea falta de concentración ni de intensidad, todo lo contrario. Creo que somos de los más intensos que hay. El equipo crea mucho, llega mucho a área. Lo único que nos falta es esa pausa y elegir bien para hacer gol”, explicaba.

Sobre el partido, no destacó el del Sevilla Atlético por encima de ningún otro, aunque sí reconoció la importancia de una victoria. “Para mí todos los partidos son importantes. Intentamos prepararlos de la mejor manera posible, saliendo a por el rival. Está claro que ganar supondría reforzar todo el trabajo bien hecho en estas semanas”, razonaba.

Calma a pesar de la situación

Salva Ballesta está tranquilo por el trabajo que está realizando su staff técnico y el ambiente que se respira, a pesar de la delicada situación, es de los mejores que ha vivido en un club. “Los hombres de amarillo (el staff) estamos haciendo un buen trabajo. La unión que hay de cuerpo técnico, plantilla y trabajadores, quizá es de las más bonitas que he vivido personalmente. Eso ayuda mucho a estar en este mundo”, definía. También habló sobre su tarea como entrenador. “Lo que tiene que hacer es gestionar un vestuario con 25 cabezas, cada una con su idea. Hay veces que hay que dar un tirón de orejas, hay veces que se equivoca el entrenador, otras el jugador. Pero lo importante es llevar una línea de amistad. Hay que saber cuándo eres amigo, cuando eres compañero y cuando trabajador. Si estamos entrenando y te trato como amigo, será un error. Pero una vez fuera, todos somos uno. No hay nadie más importante que nadie”, explicaba sobre la relación con el vestuario.

Al ser cuestionado sobre la ausencia en los onces sobre Alberto Fernández o Liberto, que han pasado de ser fijos a pasar a un segundo plano, no quiso meter leña al fuego y normalizar la situación. “Los jugadores son como herramientas y en función a lo que quieras arreglar, utilizas unas u otras. Pero que utilices una, no significa la otra esté mal. Por ejemplo, Alberto está bien, pero Isi está ahora bien y participativo, al igual que Josema. No pueden jugar 22 tíos. No es que esté desaparecido, es que los que están jugando en su posición lo están haciendo muy bien. A nivel de entrenamiento, Liberto está siendo un verdadero profesional, al igual que todos”, finalizaba.