Entrevista | Belén González Simón Ciclista profesional del equipo Soltec Costa Cálida

"Solo he competido en una carrera ciclista y ya he cumplido mi objetivo de estar en un equipo profesional"

La periodista jumillana Belén González Simón, que ha sido campeona de España de duatlón, es la única murciana que formar parte de la plantilla del Soltec Costa Cálida, que debuta esta temporada

Belén González Simón.

Belén González Simón. / Soltec Costa Cálida

Dioni García

Dioni García

Belén González Simón (Jumilla, 22 de septiembre de 1996) es periodista y actualmente estudia dietética. Es la única corredora murciana en el primer equipo ciclista profesional femenino de la historia, el Soltec Costa Cálida. Después de brillar en el duatlón, donde llegó a ser campeona de España, ahora le ha llegado esta oportunidad pese a que su experiencia competitiva con la bicicleta es corta.

¿Cómo fueron sus inicios deportivos?

Con 6 años empecé a hacer atletismo y con 13 me cambié al balonmano, pero me rompí el ligamento cruzado de la pierna izquierda. En rehabilitación lo único que me dejaban hacer era bicicleta porque no tiene impacto y ahí fue donde básicamente comencé a montar en bici, cuando tenía 19 años.

Peo también ha hecho triatlón y duatlón.

Con 21 años empecé a competir en duatlón y ahora, con 25, he entrado en el ciclismo.

¿Por qué ha decidido centrarse en el ciclismo?

Yo ya tenía en mente hacer solo ciclismo y había comenzado a competir. El Soltec me iba siguiendo sin que yo lo supiera y fue cuando me llamaron y me dieron la oportunidad.

¿Había competido en ciclismo?

Prácticamente nada, solo había hecho una carrera en Cartagena, en el circuito de velocidad, pero fue para ver cómo eran las pruebas, aunque no es real porque fue en un circuito cerrado. Esa es la única experiencia que he tenido en ciclismo.

Con solo eso le han dado la oportunidad.

Sí, me llamó Nino Oliver y ahora sí que voy a competir con mayúsculas en ciclismo.

Ahora le toca adquirir experiencia.

Claro, tengo que rodarme en el pelotón, aprender a leer las carreras y todo lo que conlleva el ciclismo.

Pues eso es llegar y besar el santo.

Desde luego, porque acabo de llegar y empiezo en lo más alto. Son palabras mayores.

¿Cómo se fraguó el fichaje?

Había escuchado que iban a sacar un equipo profesional en la Región de Murcia y eso fue ya un aliciente. Pensé en dejarme ver un poco para ver si me echaban el ojo. Mi fichaje también surgió porque hay conocidos del manager en mi pueblo a los que le preguntaron por mí, y ellos le dijeron que iba muy bien en bicicleta y que tenía fuerza.

¿Sorprendida por la llamada?

Claro que estoy sorprendida porque no todos los días te llaman para proponerte ser ciclista profesional. Era mi objetivo y ahora lo he cumplido. Cuando empiecen las carreras, la carretera hablará. A día de hoy ya he cumplido mi meta con creces.

¿Y cuál es su planteamiento en este primer año?

Quiero conocer bien lo que es un pelotón, aprender lo máximo posible tanto de mis compañeras como del resto de equipos y, obviamente, siempre con la mirada puesta en ganar alguna carrera o que mis compañeras lo hagan. La cabeza visible de un equipo suelen ser una o dos corredoras, pero el resto trabajan para ellas y sin el equipo no gana nadie. Sin la rodadora no puede llegar la sprinter a meta.

¿Competía en duatlón como un hobby?

Soy una persona competitiva y entreno siempre para competir. Me gustan las carreras y el duatlón es un deporte totalmente individual, pero ahora paso a uno donde se trabaja en equipo y tengo que adaptarme. Yo he trabajado solo para mí.

Pero también hay duatlones en pareja, porque usted ha hecho algunos con su amiga Cristina Mayol.

Sí que hay duatlones en pareja y por equipos, pero son los menos. Yo he hecho básicamente individuales.

¿Se le dio muy bien el duatlón?

Yo creo que sí porque tengo tres bronces nacionales en duatlón sprint y en octubre pasado gané el oro en media distancia en grupos de edad. Este año ya tenía pensado competir en elite, pero con la llamada del equipo, otra vez será.

¿Se deja muchas amigas en el duatlón?

La verdad es que sí. Estoy yendo las carreras para verlas y me dan ganas de estar allí, incluso lo paso un poco mal porque pienso que tendría que estar ahí, pero he apostado por el ciclismo, el Soltec Costa Cálida ha apostado por mí y hay que cumplir.

¿Y cómo puede hacerlo todo, porque también está estudiando?

Ahora mismo estoy estudiando dietética. Me levanto a las cinco y media de la mañana para estudiar, a las siete cojo el coche para irme a Alcantarilla, que es donde estudio, y a las tres llego otra vez a mi casa. Como y después me voy a entrenar las dos o tres horas que me toquen diariamente.

Veo que su vida está muy estructurada.

Pues sí. Incluso el día que se me descuadra algo y llego un poco a tarde casa, ya me rompe todos mis esquemas y no puedo seguir mi planificación bien. Por ello tengo que ser muy estricta.

¿Es metódica?

Sí y muy disciplinada, sobre todo en el deporte. Si tengo un entrenamiento, lo hago tal y cual me lo indican. Para los estudios también lo soy porque son muchas horas de estudio y también de entrenamientos. Como quiero llevarlo todo para adelante, si no soy disciplinada, no puedo.

Salir de fiesta debe ser difícil.

Hace mucho tiempo que no salgo de fiesta, ya ni me acuerdo de eso.

Menudo sacrificio.

Sí y no, porque cuando tienes un objetivo, no lo tomas como un sacrificio. Por ejemplo, antes mi meta era el Campeonato de España Elite y ahora es el ciclismo profesional. Cuando tienes una meta no te cuesta y como es algo que me gusta, no me supone ningún problema llevarlo a cabo. Hay días de todos, por supuesto, pero no es un sufrimiento para mí.

¿Se lleva bien con la báscula o tiene que controlarse mucho?

Llevo una dieta adecuada para lo que estoy haciendo porque si no comes bien, el cuerpo no responde. Hay que ser consciente de lo que uno come.

Usted es periodista. ¿Por qué ahora estudia dietética?

Porque no me llenaba del todo el periodismo y empezó a gustarme la nutrición. Con 23 años pensé que si no estudiaba lo que me gustaba, no lo iba a hacer nunca. El Periodismo está bien y me ha ayudado para trabajar en algunos sitios.

Le hará las entrevistas a las compañeras.

Alguna vez me han dicho que les escriba unas preguntas y que les haga un simulacro de entrevista porque se ponen nerviosas cuando se tienen que poner delante de un micrófono.

¿Quién es su referente en el ciclismo?

A nivel nacional mi referente es Mavi García, que era triatleta y duatleta y también pasó al ciclismo. Ahora mismo es la mejor de España.

¿Qué se le da mejor en el ciclismo?

Soy rodadora, escaladora regular y es el terreno donde estoy metiendo más horas de entrenamiento porque hay que reforzar esos déficits.

Ser ciclista en una tierra de grandes ciclistas también cuesta trabajo.

Al ser ciclismo femenino quizás cueste un poco menos, pero a la vez sí cuesta porque hay pocos equipos.

¿Se ha enfrentado alguna vez al típico comentario machista por hacer ciclismo?

A nivel personal, sinceramente, no, porque en Jumilla, donde salgo con la peña ciclista de allí, es al contrario. Siempre me invitaban a irme con ellos y me decían que me iba a poner fuerte, pero me daba vergüenza salir con los chicos, porque iban treinta o cuarenta y yo era la única chica. Pero al final, de tanto irme con ellos, he cogido la fuerza y la resistencia.

¿Y no se siente un poco sola?

Eso sí, me gustaría tener mi grupeta de chicas en Jumilla, aunque solo sean dos, para poder entrenar con ellas, pero en mi pueblo hay cuatro o cinco que hacen ciclismo, que no se quieren venir conmigo porque dicen que les doy miedo.

Vamos, que se tiene que venir a Murcia con su amiga Cristina.

Así es, para salir con otras chicas, me tengo que coger el coche y venirme a Murcia. Me gustaría tener una grupeta de chicas.

¿Se gana dinero en el ciclismo femenino?

Ojalá en un futuro pueda, pero a día de hoy, si no perteneces a un equipo grande como Movistar, el sueldo es escaso. Al revés, en mi caso, en el equipo que estoy ahora, me dan bicicleta, ropa, los viajes y todo está pagado, y eso es gracias a los patrocinadores. El duatlón, en cambio, me costaba dinero porque los viajes me los pagaba yo, también la licencia y todo. Aquí solo tengo que ir al sitio donde quedamos para salir y no me gasto nada de dinero.

Qué diferencia entre el ciclismo femenino y el masculino.

Eso sí. En el ciclismo masculino, en cualquier equipo medio, ya cobran, pero hay que ir poco a poco.

¿Cree que algún día cambiará?

Yo creo que en un futuro, espero que próximo, cambiará porque más empresas están apostando por el deporte femenino y el ciclismo. Cada vez hay más equipos y más ciclistas, que es muy importante también, por lo que al final irá evolucionando.