El UCAM Murcia no pudo ganar en su primera visita en 2022. No pudo doblegar a un talentoso Barça B que, aunque no cuente con tantos efectivos, tiene muchísima calidad en sus filas. El partido comenzó con un ritmo vertiginoso, con tres goles repartidos entre los dos equipos, en tan solo once minutos. Matheus e Ilias hacían los goles para el Barça en la primera mitad, y Ndiaye, en propia puerta, ponía el del UCAM. Fueron los murcianos de menos a más, hasta que se hicieron con el dominio del partido en los últimos 25 minutos de la primera mitad. Ya en la segunda, apareció el de siempre, Xemi Fernández, para poner el definitivo 2-2. Ningún equipo pudo romper las tablas antes del pitido final en un partido con mucha tensión hasta el pitido final.

El UCAM Murcia tenía una salida importante al Estadio Johan Cruyff. Quería demostrar que en este 2022 era capaz de darle la vuelta a la mala situación deportiva que acompaña al equipo en este curso y también, ser capaces de doblegar a una de las mejores canteras del mundo. Y ya de paso, romper la mala racha a domicilio que mantenía el equipo, que no ganaba fuera de casa desde el 18 de septiembre, en casa del Linares.

Iba a ser un encuentro tremendamente complicado, a pesar de que se enfrentaban a un filial tocado por las ausencias que le están lastrando en las últimas fechas, debido a que el primer equipo está tirando mucho de sus jugadores. Aún así, en su plantel había nombres propios como Ilias, uno de los favoritos de Xavi Hernández, Matheus Pereira o Mika Mármol.

También era un día propicio para evaluar a los fichajes de invierno, sobre todo a los que llegaron a principios de enero, ya con más perspectiva. Pero Salva Ballesta decidió apostar de inicio tan solo con un jugador de los siete que llegaron en el mercado invernal. Tekio, el lateral derecho, acompañó a Charlie Dean, Farrando y Chacartegui en la zaga; en el centro, Abenza y Corbalán dibujaron el doble pivote; Liberto y Josema en los extremos; Xemi en la mediapunta, y Manu Garrido en lanza del ataque.

El partido comenzó con un ritmo vertiginoso. Y lo cierto que no pudo empezar peor para el UCAM Murcia. Y es que un gol de Matheus Pereira en el minuto cuatro destrozó los planes iniciales de Salva Ballesta. El brasileño lanzó un zurdazo desde fuera del área imparable para Biel Ribas. Ni se tiró el arquero balear. Pudo hacer más Farrando, que no terminó de encimar al brasileño y tuvo tiempo para acomodarse el disparo.

El golpe para el UCAM Murcia fue duro, pero no tardó mucho en reponerse, ya que tan solo tres minutos después, encontró el premio del gol en una jugada muy fortuita. Centró Liberto desde la izquierda y Ndiaye, en un intento de cesión hacia Carevic, empujó el balón hacia adentro y puso el empate.

El inicio fue frenético, pero no se iba a quedar ahí. El Barcelona B no perdió la cara al partido y encontraba huecos por todas las posiciones, pero sobre todo por las bandas. Por ahí fue, cuando solamente cuatro minutos después del empate del UCAM, Ilias encontró el segundo gol del Barça. Cogió la pelota en banda derecha, encaró a Chacartegui y Farrando, que no pudieron con él, se adentró en el área y definió a las mil maravillas con un disparo cruzado. Era el minuto once de partido, y ya había tres goles en el electrónico.

El partido siguió su cauce. El Barcelona se mostraba muy dominador en todos los aspectos del partido. Dominó la posesión, el juego, y la mayoría de oportunidades durante los primeros 25 minutos. Pero en ese momento, el UCAM Murcia se vino arriba y adelantó las líneas de presión. Esa decisión cambió el rumbo del partido. Los universitarios pasaron a hacerse con el encuentro gracias a una presión muy alta perfectamente coordinada. Pudo Liberto poner la igualada tras una buena ocasión, pero no acertó con la derecha. Finalmente, no pudo igualar el encuentro antes del descanso a pesar del dominio en los últimos 20 minutos de la primera mitad.

Xemi vuelve a mojar ante sus ‘ex’

Nos decía Xemi que jugar en el Barça B fue un sueño hecho realidad para él, pero el catalán no tiene piedad cada vez que se enfrenta a ellos. Ya les mojó la oreja en el partido de play off del curso pasado y lo volvió a hacer en esta ocasión. Además, en las dos ocasiones sirvió para hacer el empate a dos. En este partido, aprovechó un centro desde el córner de Josema, que prolongó previamente Rubén Mesa recién entrado el terreno de juego, para rematar solo el balón en el segundo palo. Octavo gol de Xemi Fernández en lo que va de curso.

A partir del gol, se sucedió un partido nuevo en el Johan Cruyff. Y eso que el Barça había comenzado bien la segunda mitad, pero se vino abajo con el gol. Como pasó en la primera mitad, el UCAM Murcia fue ganando terreno a través de una presión muy intensa. Como resultado, también se terminó quedando la posesión. Ganó el UCAM en el juego posicional, pero ya no había tantos huecos como en la primera mitad. Aprovechó Ballesta para hacer debutar a Fullana y a Isi Ros. En el caso del centrocampista, tuvo algún chispazo de calidad y el extremo pasó desapercibido.

En los últimos minutos del partido, la igualdad dominaba en el partido, aunque estaba ligeramente inclinado hacia la portería del Barça B. Lo intentaban los jóvenes del filial culé con su gran calidad individual, pero lo cierto es que, como equipo, se veía a un UCAM más compacto que al Barça.

Finalmente, ninguno de los dos pudo romper el empate y el UCAM Murcia saca un punto que no le sirve para salir del descenso. Sumar fuera de casa siempre es positivo, pero con las urgencias que tenía el equipo universitario y viendo cómo fue el desarrollo del partido, el punto quizá se quede algo corto.