Quince días después de su último partido, el FC Cartagena afronta el próximo lunes un nuevo encuentro de LaLiga Smartbank. Tras el largo parón, el conjunto albinegro tendrá que volver a competir al máximo nivel para luchar por otros tres puntos que, como todos en esta categoría, están bañados en oro dada la igualdad de los equipos y la dificultad por conseguir objetivos perseguidos por muchos otros. En un horario atípico para el Cartagena -lunes a las 21.00-, los de Luis Carrión deben reconectar con su mejor versión para volver a ganar y no perder el tren de cabeza de la liga.

La parada de la Segunda División ha mantenido sin jugar a las plantillas durante dos semanas. Concretamente, el Cartagena se despidió de la competición oficial con mal sabor de boca en un ya lejano 8 de enero cayendo derrotado duramente contra el Huesca. Los oscenses, que llegaron plagados de bajas al Cartagonova, endosaron casi sin despeinarse un 0 a 3 a los albinegros en su casa que significó la peor derrota del Cartagena como local en la presente temporada. El marcador dolió y la imagen del equipo, sin respuesta ante la superioridad de los azulgranas, aún más. Es por ello que, como si de un tiempo muerto de baloncesto se tratase, el equipo quiere utilizar el parón a su favor y cambiar una dinámica que no auguraba nada bueno, dejando que el tiempo cure las heridas del último encuentro y haga olvidar el mal momento anímico que dejó en los jugadores la goleada.

En beneficio de ese cambio de dinámica y con vistas a mejorar el buen rendimiento de la primera vuelta, el club ha inyectado moral a su plantilla a base de refuerzos. Pese a que el regreso de José Ángel Jurado se vio truncado por un error en la interpretación de la normativa de fichajes, la Comisión deportiva ha fortalecido el centro del campo con Cristóforo y ha blindado el centro de la defensa con Toni Datkovic para mejorar aspectos del equipo que no terminaban de convencer a Luis Carrión.

Sebastián Cristóforo llegó a Cartagena tras el fichaje fallido de Jurado e inmediatamente se puso a las órdenes de Luis Carrión demostrando estar en plena forma para seguir los entrenamientos con el resto de sus compañeros. Sin embargo, el ritmo de competición del uruguayo, que ha permanecido sin equipo durante los últimos seis meses, es toda una incógnita. Por su parte, Toni Datkovic desembarcó este viernes en la ciudad portuaria y se ha unido a los entrenamientos del grupo, pero al igual que Cristóforo, ‘el sicario’ no juega en partido oficial desde el mes de septiembre, lo que puede repercutir en su desempeño más inmediato.

Toni Datkovic ya entrena con sus nuevos compañeros

El último fichaje del FC Cartagena, el central Toni Datkovic, llegó ayer a Cartagena y hoy se pondrá a las órdenes de Luis Carrión en su primer entrenamiento como albinegro en esta segunda etapa. El croata pasó el reconocimiento médico, además de todas las pruebas para prevenir el coronavirus, antes de unirse al resto del equipo. Nada más llegar a la ciudad, el futbolista se sometió a los exámenes físicos en el Hospital CMV caridad de Cartagena y dedicó unas palabras a la afición albinegra. «Hola efesistas, estoy nuevamente en mi casa. Nos vemos pronto». Aunque lleva más de tres meses sin disputar un partido oficial, ‘el sicario’ ha mostrado mantenerse en plena forma y muy contento por volver a formar parte del equipo de Luis Carrión, que ya fue su entrenador.

En la otra cara de la moneda, el lateral David Simón, que ya ha rescindido su contrato con el equipo cartagenerista, se despidió de los seguidores albinegros a través de un vídeo en sus redes sociales. «Hola afición, grabo este vídeo para despedirme de ustedes. Quiero darles las gracias por todo. Me he sentido muy querido aquí, en el club y en la ciudad. Cada día el club crece más y es una pena marcharse, pero el fútbol es así. Me voy a vivir una nueva aventura, pero que sepan que aquí tienen un efesista más de corazón. Os apoyaré siempre. Gracias por todo».

Algo que también puede afectar al grupo, aunque no de manera directa, es la marcha de compañeros en el presente mercado invernal. David Simón dejó ayer el FC Cartagena ante su poca participación en el equipo rescindiendo su contrato para marcharse al extranjero y jugadores con su futuro en el aire como Antoñito y Kawaya, a los que Manuel Breis ya ha enseñado la puerta de salida, no gozan de la confianza necesaria para afrontar un encuentro de máxima exigencia. Especialmente delicada es la situación de Antoñito, que con su más que posible marcha puede dejar a Julián Delmás sin recambio en el lateral derecho y al equipo en un aprieto.

La variable que sí afecta directamente es la situación que vive el grupo en cuanto a los casos de coronavirus. Durante el parón, hasta siete jugadores del FC Cartagena resultaron infectados de COVID y detectados en las pruebas PCR que realiza el equipo a toda la plantilla y el cuerpo técnico. Bodiger fue el primer positivo tras las vacaciones navideñas y, días más tarde, el ya exjugador albinegro David Simón también cayó contagiado. En los días posteriores, otros tres futbolistas, entre los que se encuentra Gastón Silva, arrojaron un resultado positivo en las pruebas PCR y cumplieron el aislamiento domiciliario. El equipo detuvo durante un fin de semana los entrenamientos con el fin de prevenir más contagios, pero dos jugadores más fueron afectados. Por suerte para el equipo, todos los casos mantuvieron un buen estado de salud y solo los dos últimos futbolistas se perderán el encuentro ante la Real Sociedad B.

Tras la última derrota, el parón de la competición, los cambios en la plantilla y los casos de COVID, el FC Cartagena afronta un nuevo encuentro de LaLiga Smartbank con la intención de traer a Cartagena otros tres puntos que le permitan seguir manteniendose en la zona cómoda de la tabla. El próximo lunes, los albinegros demostrarán si todos los condicionantes afectan para bien o para mal en el rendimiento del equipo.