El colegiado murciano Juan Francisco Roca Robles realizó este lunes un anexo al acta del encuentro del pasado domingo, en el que el Córdoba CF logró un empate sin goles en el Alfonso Murube, que terminó algo caliente debido a la entrada del central local, Castro, sobre el cordobesista Carlos Puga. La entrada por detrás fue sancionada por Roca Robles con roja directa, lo que provocó las protestas del banquillo de la AD Ceuta. Ante la actitud del banquillo caballa, Roca Robles expulsó al técnico caballa, Chus Trujillo, y al delegado del conjunto local. Pero no terminaron ahí los problemas para Roca Robles.

Según el añadido al acta realizado por el colegiado murciano, este relata en el mismo que "una vez finalizado el encuentro, mientras nos dirigíamos al taxi a la salida del estadio, pude identificar aproximadamente a unos quince seguidores del equipo local por sus cánticos y prendas deportivas prestadas, los cuales estaban esperando nuestra salida para increparnos e insultarnos". Roca Robles explica que el equipo arbitral iba acompañado por la seguridad privada del estadio y por empleados de la Federación de Fútbol de Ceuta, "los cuales nos ayudaron a poder entrar al taxi, ya que la fuerza pública no se encontraba presente", informa el árbitro. Además, Roca Robles explica que "el delegado de campo" de la AD Ceuta "se dedicó a presenciar los incidentes que a continuación describo desde la acera, que se encontraba en frente del estadio, de manera totalmente impasiva" (sic).

Mientras el equiPo arbitral se dirigía al taxi que debía sacarles de las inmediaciones del Alfonso Murube "los aficionados se dirigieron a nosotros en los siguientes términos: 'Hijos de puta', 'perros', 'chulos, habéis venido predispuestos', 'me cago en todos vuestros muertos', teniendo que ser varios de ellos retenidos por el encargado de seguridad y los trabajadores de la Federación a cargo del estadio", relata Roca Robles. Asimismo, el colegiado murciano detalla en el anexo al acta que cuando se disponía a entrar en el taxi "un aficionado de dicho grupo, me escupió desde una distancia aproximada de un metro y medio, llegando a impactarme en la cabeza y teniendo que abandonar dichas instalaciones con celeridad debido a que peligraba nuestra integridad física". El árbitro del AD Ceuta-Córdoba CF remata el anexo al acta explicando que, "finalmente abandonamos el estadio y pudimos llegar a nuestro destino sin más incidentes reseñables".