Sito Alonso convirtió la derrota en una lección. El técnico reconoció que su equipo había perdido la entidad habitual por culpa del buen trabajo de contención del juego alegre y vistoso del UCAM Murcia: «Nosotros estamos haciendo muy bien las cosas, compitiendo a muy alto nivel en diferentes escenarios, contra equipos de diferente índole, pero el Real Madrid nos ha enseñado el nivel que hay que tener para subir un escalón más. Han maniatado nuestras opciones de correr el contraataque con una buena estructura de rebote y la capacidad física que tienen, lo que nos ha impedido correr con la frescura habitual. Ha habido momentos que teníamos cerca el poder competir, pero no hemos generado la atmósfera de poder ganar. Hay que reconocer su superioridad en muchos momentos del partido, no nos han dado una paliza, pero sí nos han enseñado un camino que debemos seguir», resumió el preparador universitario, quien se mostró preocupado por las molestas que impidieron a Sadiel Rojas jugar la segunda parte. «Tiene que estar francamente mal cuando no ha podido jugar», apuntó.

Alonso también restó importancia a las actuaciones individuales de Poirier (24 puntos) y Williams-Goss (18), porque «el Madrid ha ganado por el colectivo. No es suficiente para ganarnos con actuaciones personales. Taylor, Hanga, Sergi Llull y Yabousele han hecho un trabajo de contención defensiva y rebote. Han maniatado nuestro juego dinámico en muchos momentos, que ha sido la clave para mí, porque de lo contrario nos habríamos ido a los 90 puntos, como solemos hacer». Pero la lección más importante que sacó del partido el entrenador del UCAM fue que «no hemos creído lo suficiente y hay que aprender a creer cuando nada de lo habitual te sale bien», para terminar diciendo que «el siguiente nivel es muy pequeño en cuanto a la clasificación, pero inmensamente lejano en juego».

Por su parte, Chus Mateo, quien ayer fue el entrenador del Real Madrid ante la ausencia de Pablo Laso, se mostró tremendamente respetuoso con el UCAM Murcia. El planteamiento del partido así lo demostró, sin subestimar en ningún momento a los universitarios: «Hemos estado muy serios desde el principio ante un equipo que está jugando francamente bien y más en su casa. Tiene una defensa inteligente, utilizan a su cinco atrás y te invitan a tiros que no son de buenos porcentajes. A ellos le da mucha fluidez a su juego ofensivo correr. El UCAM está jugando a un nivelazo y nos lo hemos tomado muy en serio porque sabíamos mucho de la dificultad del partido. En general, el partido ha ido por donde nosotros queríamos», explicó, para añadir que «veo a Murcia como un candidato para estar en la Copa porque está en la parte alta de la tabla en muchos apartados estadísticos. Es un equipo bien entrenado, que se conoce entre sí y con roles muy bien definidos. Estoy convencido de que van a estar en la Copa y de que va a ser un rival durísimo de batir», concluyó.