El Rolex TP52 World Championship está considerado un referente entre las regatas de formato grand prix. El evento más importante de la temporada 2021 de la clase TP52 reunió a diez equipos de siete nacionalidades en Palma de Mallorca para disputar la corona mundial a lo largo de cinco días de regatas.

Después de ocho pruebas, el estadounidense Sled, armado por Takashi Okura, fue proclamado campeón tras alcanzar la excelencia frente a un impresionante grupo de rivales. Rolex apoya el TP52 World Championship desde 2017 como parte de un largo compromiso con este deporte que se remonta a más de 60 años. La bahía de Palma es un escenario habitual de eventos náuticos internacionales, y está considerada como uno de los escenarios más fiables de Europa para navegar a vela. En 2019 acogió el anterior Rolex TP52 World Championship, coronando campeón del mundo al Platoon del alemán Harm Müller-Spreer, pero la celebración de esta edición 2021 en noviembre debido a la pandemia mundial añadió una dosis adicional de complejidad a una competición ya de por sí difícil. La bahía palmesana ofreció condiciones muy exigentes para equipos y organización, muy diferentes de los vientos estables que la caracterizan en verano.

El australiano Tom Slingsby, elegido Mejor Regatista del Mundo Rolex en 2010, ejerció esta semana de táctico a bordo del Phoenix de la familia Plattner: “Esta época del año es muy complicada, ya que el viento llega de alta mar. Palma puede ser un poco predecible en verano, pero en noviembre es un juego abierto y la velocidad del barco por sí sola no es suficiente para ganar. Dicho esto, todo lo que necesitas saber está en el agua delante de ti, sólo tienes que mirar bien y descubrir el rumbo acertado”.

Más que nunca, la capacidad de adaptación al entorno resultó esencial. Las tripulaciones tuvieron que esforzarse al máximo para intentar avanzar al mejor ritmo en unas condiciones que cambiaban rápidamente. Y Slingsby es un experto en el arte de la adaptación. Apenas una semana antes de unirse a la disciplina del Phoenix, el campeón olímpico de Laser en Londres 2012 navegó a bordo del maxi Comanche para establecer un nuevo récord en la clásica oceánica de 606 millas náuticas Rolex Middle Sea Race. Antes de eso, lideró el equipo Australia SailGP Team en su victoria durante el Gran Premio de España de Vela disputado en Cádiz.

Excelencia en formato Grand Prix

La adaptación de Slingsby fue evidentemente rápida. El equipo sudafricano comenzó con un primer día perfecto para colocarse como primer líder del mundial. Tras defender su liderato en las dos siguientes jornadas, una subida en la intensidad del viento en el penúltimo día de regatas añadió un nuevo elemento a la ecuación. La dramática explosión del spinnaker de Phoenix en el último tramo de la regata 7 abrió la puerta a sus rivales más cercanos, que no dudaron en aprovechar la oportunidad. El error es un lujo muy caro en una flota tan igualada. Tras conseguir su tercera victoria de la semana en la regata 8, el Sled se colocaba al frente de la general al término de la cuarta jornada. La tripulación liderada por el timonel neozelandés Murray Jones y el táctico italiano Francesco Bruni aventajaba por un punto al empate entre el estadounidense Quantum Racing y Platoon, con Phoenix un punto más atrás. La batalla por el título estaba más abierta que nunca, y se preveía una emocionante jornada final.

Desgraciadamente, los vientos extremos del noreste que soplaban en la zona de regatas provocaron la cancelación de las dos últimas pruebas programadas. La oportuna reacción del Sled el día anterior había llegado en el momento perfecto para asegurarse el Rolex TP52 World Championship. Bruni, tres veces olímpico, regatista de America’s Cup y de SailGP, confirmó que esta edición había resultado todo un desafío, especialmente para los tácticos: “Nunca habíamos visto Palma así. Era increíble, en cien metros podías perder doscientos”.

El italiano reconoció que les faltó regularidad, un ingrediente básico en la competición a este nivel, pero consiguieron compensar esa carencia gracias al compromiso y el espíritu de equipo de la tripulación:“No fuimos muy constantes, pero a todos les ocurrió lo mismo. Cada barco tenía momentos malos y momentos buenos. Estuvimos muy unidos como tripulación, y creo que por eso ganamos: por la concentración y el buen trabajo en equipo.”

El Rolex TP52 World Championship 2021 confirmó su condición de referente entre las regatas grand prix de monotipos. Los diez equipos participantes mostraron el más alto nivel de habilidad y determinación que se requiere para competir entre esta selección de talentos de la vela, maximizando los márgenes más pequeños y sobresaliendo cuando más se necesita. Una vez más, demostraron valores afines a la propia filosofía de Rolex y a su espíritu Perpetual: adaptación a los elementos, búsqueda constante de mejora y máximo aprovechamiento de los recursos.