Dicen que el Intercity cotizará en no mucho tiempo en Bolsa. Si lo hiciera ya, este lunes se levantaría con pérdidas importantes. Y es que el conjunto alicantino, uno de los nuevos ricos del fútbol modesto, ha sido un trapo roto en manos del Real Murcia. Los granas, más en el suelo que su rival, firmaron los mejores minutos de la temporada para hacer disfrutar a una grada entregada y elevar su cotización en este inicio liguero. Los goles de Andrés Carrasco y Dani García sentenciaron un triunfo que pudo acabar en goleada de haber tenido más acierto en el remate los locales.

Nos llevan hablando desde hace ya algunas semanas del poderío económico de Intercity. Aunque hasta no hace mucho, la mayoría no situaríamos en el mapa a este equipo alicantino que viene de Tercera División, todos habíamos escuchado hablar de su alto presupuesto. "Un candidato claro al ascenso", nos decían. Pues desconozco si es que le pesan demasiado las etiquetas o que sobre el papel todo es bueno y bonito, que no barato, pero el Real Murcia solo necesitó un par de minutos para comerse al 'todopoderoso' Intercity con patatas. No había ni señalado el colegiado el inicio del partido, y el Real Murcia, como en los shows malos de magia, ya había descubierto dónde estaba el truco. Solo había sacado una vez de puerta Manu Herrera, y el Real Murcia ya había desmontado todo el chiringuito preparado por Gustavo Siviero.

A la más mínima presión de los atacantes granas, el Intercity empezó a ofrecer alarmantes síntomas de ahogo, y, olido el miedo, el Real Murcia fue directo a la aorta.

Ni un respiro dieron los murcianistas a los alicantinos. Ni un segundo de vida. Con una presión alta, asfixiaron cualquier opción de salida de los visitantes, y con una pelea y hambre que se iban contagiando unos a otros, el Intercity estaba muerto.

Con robos continuos de balón o aprovechando las constantes imprecisiones de los de Siviero, el Real Murcia disfrutó de lo lindo. Julio Gracia empezó a sentirse importante, Fran García buscaba cualquier hueco para hacer daño y Andrés Carrasco lo mismo ayudaba en la presión que metía miedo en un área con demasiadas piernas temblando.

Solo faltaba que esos minutos eléctricos, que ese estado de excitación murcianista, se tradujese en ocasiones. El último pase viene siendo una asignatura pendiente, pero con Javi Gracia enchufado todo parece más fácil. Una combinación entre el mediapunta y Dani García a los once minutos se convirtió en la primera gran ocasión grana. No estrenó el marcador Andrés Carrasco porque Álvaro le sacó el balón en el último minuto.

Poco después fue el delantero el que pecó de generoso al no mirar a puerta tras otro gran pase de Julio Gracia.

Impulsados por una afición volcada, deseando aplaudir cada gramo de trabajo y entrega, el Real Murcia se sentía capaz de todo ante un rival que saltó al terreno de juego hundido y que nunca reaccionó. 

Después de unos minutos de muchas interrupciones, el Real Murcia retomó el partido donde lo dejó. Laresión muy alta y las ayudas constantes maniataban a los visitantes, en muchos momentos desesperados. La recompensa llegó en el minuto 23. Fran García puso un centro que era medio gol, pero como los medios goles no suben al marcador, ahí estaba Andrés Carrasco para elevarse entre tres rivales y batir a Manu Herrera con algo de suspense.

Con ese 1-0 se llegaría al descanso, pero lo corto del marcador fue más por errores granas que por aciertos del Intercity. Falló una clarísima Fran García en el 29 y se quedó sin doblete Andrés Carrasco al no rematar bien un balón ganado por cabezonería entre Fran García y Mario Sánchez.

Lo corto del marcador era lo único negativo de la primera parte, sobre todo pensando que el Real Murcia no podría aguantar el mismo ritmo asfixiante del primer periodo. Se notó a la vuelta de vestuarios. El Intercity, sin crear peligro, ganó unos pocos metros en el terreno de juego. Querían salir de la depresión los de Siviero, a los que volvía a salvar Manu Herrera tras un balón que se envenenó al salir rechazado por Alexis, pero Dani García acabó con cualquier sombra de duda.

El delantero reconvertido a extremo todavía no había visto puerta en lo que va de liga, y este domingo, con Nueva Condomina a mil revoluciones, parecía el momento perfecto. Cuando parecía que el almeriense iba a buscar alguna alternativa, se sacó un disparo desde el borde del área que se coló por el primer palo de un sorprendido Manu Herrera. 

Bajó en intensidad el partido, pero hasta así siguió acumulando ocasiones el Real Murcia. Uno de los que no aprovechó su ventaja en el área fue Juan Fernández, que había saltado al terreno de juego por Fran García.

No lo lamentó el Real Murcia las ocasiones falladas porque el Intercity nunca fue rival para los granas. Al final, segunda victoria consecutiva en casa y tres jornadas sin perder.

FICHA TÉCNICA

REAL MURCIA: Serna, Mario Sánchez, Casado, Alberto González, Luis Madrigal, Armando, Ganet, Julio Gracia (Guille Lozano, 85), Fran García (Juan Fernández, 67), Dani García (Javi Saura, 85) y Carrasco (Boris, 80). 

INTERCITY: Manu Herrera, Ferroni, Alexis, José García (Benja, 63), Eric (Enzo, 46), Miguel Mari, Carmona (Tellería, 78), Álvaro, Juanma Ortiz, Viguera (Coco, 78) y Alemán (Josiel, 63). 

ÁRBITRO: García Rubio. Amonestó con amarilla a Alemán, José García, Juanma Ortiz. 

GOLES: 1-0. Min. 23: Andrés Carrasco. 2-0. Min. 60: Dani García. 

ESTADIO: Nueva Condomina.