Cuando más crecía el debate alrededor de la delantera del Real Murcia, Mario Simón no dudó en afirmar tras el amistoso de pretemporada frente al Bullense que «el problema del Real Murcia no está en el ataque». En aquella misma rueda de prensa, el técnico murcianista incidía en que si el balón no llegaba al área, poco podían hacer Andrés Carrasco, Dani García y compañía.

Pero acabados los amistosos y empezada la competición liguera, Mario Simón sigue con el mismo quebradero de cabeza. Aunque en el choque de la primera jornada frente al Marchamalo ese problema fue menos evidente gracias al acierto en las jugadas a balón parado, este sábado en el campo del filial del Granada el Real Murcia volvió a darse de bruces con la realidad.

Con la defensa manteniendo una buena línea de trabajo, los jugadores más creativos del centro del campo apenas tuvieron protagonismo. Fran García, que abrió el triunfo contra el Marchamalo, no tuvo su mejor día, y Julio Gracia apenas entró en contacto con el esférico, siendo el gran perjudicado un Andrés Carrasco que no disfrutó ni de un balón en condiciones para demostrar su pegada. Tampoco fue una alternativa Dani García, de nuevo relegado al extremo. Como tampoco ayudaron los laterales -Mario Sánchez y Luis Madrigal-, sin apenas profundidad.

Ese problema tanto en la creación como en el último pase encabeza la lista de tareas pendientes de Mario Simón, que sabe que la victoria frente al Marchamalo y el empate contra el Recreativo Granada le permiten ganar tiempo a la espera de que lleguen unas soluciones que se están haciendo demasiado esperar. Tanto en pretemporada como en este inicio liguero, el técnico grana no ha podido integrar en su modelo de juego a Julio Gracia y a Javi Saura, los fichajes que aterrizaron para llevar la batuta del juego y poner la chispa para hacer felices a los jugadores de ataque.

La baja de Garnet en la primera jornada al estar convocado con su selección, llevó a Mario Simón a apostar por Javi Saura y Julio Gracia por delante de Armando. No tuvo una buena actuación el murciano y tampoco destacó el sevillano. Solo una semana después, y ya con el guineano de vuelta, el técnico no dudó en buscar una alternativa. Saura era el relegado al banquillo, pero el Real Murcia no mejoró. Al contrario, quitando una acción fallada por Dani García tras un robo de balón en el centro del campo, los granas no fueron capaces ni de dar dos pases seguidos ni de lograr un lanzamiento entre los tres palos ante un equipo de los más débiles del Grupo V.

Tendrá Mario Simón que seguir dándole vueltas al problema en busca de una solución. La próxima cita será el domingo a las 18.30 horas en Nueva Condomina frente al Intercity, un equipo confeccionado para ascender y que se convertirá en la primera prueba de fuego para medir el verdadero nivel del Real Murcia. Para ese partido ya podría estar disponible Athuman. El centrocampista, penúltimo fichaje de este verano, todavía no ha entrado en ninguna convocatoria al no tener el ritmo de sus compañeros.