Waterpolo

La selección masculina de waterpolo golea 5-16 a Australia

La subcampeona mundial no encontró rival en el conjunto oceánico y refuerza su candidatura a ser primera de grupo

Alberto Munárriz durante un partido de la selección española de waterpolo en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Alberto Munárriz durante un partido de la selección española de waterpolo en los Juegos Olímpicos de Tokio. / COE

EP

La selección española masculina de waterpolo sigue mostrándose muy sólida en su andadura en los Juegos Olímpicos de Tokio y ha sumado este sábado su cuarta victoria tras imponerse con mucha autoridad a Australia por 5-16.

La actual subcampeona mundial y de Europa continúa firme en la capital japonesa y ha apuntalado sus opciones de finalizar como primera de su grupo tras un gran encuentro donde apenas ha dado opciones a su rival, al que ya goleaba al descanso.

España no afloja su ritmo en el Centro Tatsumi y en cada partido da una buena versión. Ante el combinado oceánico no se relajó tampoco y ofreció su cara ambiciosa, con un ataque demoledor, pero también con una actitud defensiva notable, respaldada por las intervenciones de Dani López Pinedo. Australia apenas pudo seguir el ritmo que impusieron desde el inicio los de David Martín, que fueron siempre por delante en el marcador salvo en una ocasión. Miguel de Toro no desperdició la primera superioridad, pero su rival respondería de la misma manera, en lo que sería la única vez que el marcador estaría igualado.

A partir de ahí, la selección española fue apretando en los dos lados de la piscina y los goles de Blai Mallarach, Alberto Munárriz y Felipe Perrone, de penalti, abrieron una brecha que ya no podría enjugar Australia que al final del primer cuarto mantenía opciones (2-4).

El panorama empeoró para los australianos en el segundo cuarto donde López Pinedo empezó a hacerse 'gigante'. El veterano guardameta firmó 14 paradas en el choque y también aportó su granito de arena para que España sentenciase rápido con un parcial de 1-4 para el tranquilizador 3-8 al descanso.

Sin embargo, pese a esta ventaja, España quiso ir a por más en los dos siguientes cuartos. Con la puntería afinada, salvo Bernat Sanahuja (0/5), continuó perforando la portería de Hrysanthos, y las piernas tampoco descansaron en defensa, con especial mención para el cuarto final donde no encajó ningún gol.