El UCAM Murcia blinda su centro del campo con la llegada de un nuevo fichaje de jerarquía. Antonio Caballero, procedente del Mirandés, llega al equipo azuldorado después de disputar la última temporada en Segunda División con el conjunto de Miranda de Ebro. Con el fichaje del jienense, los de la universidad católica dan por cerrada la medular, ya que tienen en Armando, Tropi, Abenza y el propio Caballero, cuatro jugadores de un perfil similar.

Caballero recala en Murcia tras vestir las camisetas de Lucena, Rápido de Bouzas, Castellón, Badajoz en Segunda B y las de Elche y Mirandés en Segunda, acumulando, a sus veintisiete años, una experiencia de más de cien partidos en la categoría de bronce y veinticinco más en el segundo escalón del fútbol nacional.

En su última temporada con el Mirandés, Antonio Caballero no consiguió la condición de titular indiscutible para su entrenador y alternó el once inicial con el banquillo durante todo el año, motivo que le pudo llevar a investigar una salida del equipo burgalés en busca de los minutos que no tuvo en el Municipal de Anduva.

Siendo el mediocentro su posición favorita, donde jugó 15 de los 22 partidos que disputó la pasada campaña, Caballero también puede desempeñar funciones con un perfil más defensivo u ofensivo, según las circunstancias, por lo que los del BeSoccer La Condomina tienen bien cubierta la sala de máquinas y Salmerón tendrá varias opciones para formar el núcleo de su equipo.

Tras los fichajes de Liberto, Armando, Farrando, Nuha Marong, Mario Abenza, Moyita y la cesión de Josema Raigal, el UCAM tiene casi a punto su plantilla para competir en la nueva Primera RFEF. El único anhelo de los universitarios está en la figura de un nueve con gol para conseguir competir bien en un grupo que se presupone complicado y que contará con tres de los cuatro equipos descendidos de Segunda División.