El Cartagena firma otro refuerzo para la zona ofensiva. Tras la renovación de Rubén Castro que hizo explotar en júbilo a la afición cartagenera, ahora el conjunto albinegro ha hecho oficial la incorporación de Alfredo Ortuño. El delantero yeclano era seguido de cerca por la comisión deportiva del club, y finalmente se ha decantado por unirse al proyecto del FC Cartagena que va cogiendo una forma muy interesante.

El ariete natural de Yecla ha militado en la última temporada en el Albacete Balompié. Allí no ha podido evitar con sus goles el descenso del equipo manchego a la recién creada 1ªRFEF, como resultado de un rendimiento deportivo insuficiente además del constante baile de banquillos. Hasta cuatro entrenadores han pasado por el Carlos Belmonte que no han sido capaces de reconducir su situación. Sin embargo, para todos ellos, Ortuño ha sido una pieza fundamental del equipo. Un delantero caracterizado por ser un rematador nato y saber elegir el momento y el lugar en el que tiene que estar cuando se suma al ataque, además de destacar con su buen disparo de lejos.

Alfredo Ortuño ha disputado 37 partidos durante la temporada que acabamos de dejar atrás, 25 de ellos partiendo como titular. Entre sus logros individuales, con siete tantos ha sido el máximo goleador de un Albacete en el que pocos nombres han destacado. Tomeu Nadal en la portería, y Álvaro Jiménez en el centro del campo han sido las piezas que han tirado del carro de un equipo que no ha podido remontar el vuelo.

30 años y una holgada carrera

A sus 30 años, Ortuño puede presumir de haber jugado en las tres principales categorías del fútbol español. De hecho esta última temporada ha sido su tercera etapa en Albacete: allí debutó en Segunda en la temporada 2008-09 y volvió diez años después, en 2018, por entonces tan solo pudo anotar un gol.

Girona, Las Palmas, Zaragoza o Mallorca han sido algunos de los equipos que han podido tenerlo entre sus filas, con diferencias de rendimiento entre diferentes años. Su primera temporada destacada como delantero fue en aquella Hoya Lorca que peleó por subir a Segunda en la temporada 2013-14. Diez goles en la primera vuelta de aquella temporada le sirvieron como carta de presentación para los grandes del fútbol español, y en invierno ficharía por el Girona, donde anotó nueve goles en la segunda vuelta.

Idilio en Cádiz y Oviedo

Tras algunas temporadas con cifras de goles por debajo de esta cifra, en la 16-17 llegaría a Cádiz para hacer vibrar a los aficionados cadistas. Lo hizo hasta en 17 ocasiones, con sus 17 goles que ayudaron a aupar al Cádiz hasta las posiciones de play off por el ascenso a Primera. Protagonista absoluto del ataque amarillo junto con Álvaro García, Salvi Sánchez y Ager Aketxe. Finalmente, el Tenerife truncó el sueño del Cádiz por ascender, pero la temporada de Ortuño le puso de nuevo en el escaparate.

En la 19-20 recaló en las filas del Real Oviedo. Con Yoel Bárcenas y Sangalli como escuderos, el yeclano hizo 14 goles en esta temporada. Otra campaña muy destacada en la que pudo contribuir con un gran número de goles al equipo, siendo el máximo artillero del conjunto carbayón.

Alfredo Ortuño tiene ante sí el gran reto de emular aquellos registros conseguidos en el Tartiere y el Carranza, y así complementar una delantera comandada por Rubén Castro. El yeclano se convierte en el sexto refuerzo del FC Cartagena, sigue armándose para tener una plantilla competitiva de cara a la próxima temporada. Por el momento, el ataque es la línea que mejor apuntalada tiene el conjunto albinegro con De Blasis, Rubén Castro y el nuevo fichaje, Alfredo Ortuño. La incógnita que queda por despejar: la continuidad de Vinicius Tanque.