Miguel Serna y el Real Murcia estaban condenados a entenderse. El portero quería regresar a casa tras su última experiencia en Salamanca y Manolo Molina lo tenía en su lista de prioridades, por lo que las negociaciones acabaron con el murciano enfundándose la camiseta grana ayer en su presentación. El director deportivo cierra así una de las líneas más importantes de la plantilla con la combinación que todos buscan. La experiencia y madurez de Miguel Serna, junto a la juventud y frescura del también murciano Antonio Gallego.

«Lo tuve muy claro, vuelvo al Real Murcia porque quiero ser feliz. Para mí, la felicidad es estar aquí porque este club me lo dio todo cuando era pequeño y para mí es un sueño», explicaba el guardameta ayer ante los medios de comunicación. Serna ha contado con otras ofertas, pero su primera opción siempre era la de regresar una vez se dieran las circunstancias. «Quiero disfrutar de mi casa, estar cerca de la familia. Se ha dado el momento y estoy muy agradecido por esta oportunidad e intentaré aportar mi granito de arena», añadía.

Y es que Serna, de 33 años, llega en plena madurez al Real Murcia. Sus solventes actuaciones en las filas del Yeclano Deportivo y el Unionistas le consagraron en los últimos años como un portero a tener muy en cuenta en la categoría de bronce y quiere aprovechar su buen estado de forma para ayudar a que el Real Murcia regrese rápidamente a Primera RFEF. «Creo que me encuentro en el mejor momento de mi carrera, tanto en un buen estado físico como mental. Tenía una asignatura pendiente con el club y quería volver aquí con toda la ilusión del mundo de poder hacer una gran temporada», explicaba el guardameta murciano y añadía que aportará «experiencia» y «compañerismo».

«Soy muy humilde y trabajador. Trataré de aportar mi experiencia, pero sobre todo compañerismo. Siempre estoy a disposición de mis compañeros», aseguraba. Además, Serna se reencontrará y trabajará con uno de sus ídolos de la infancia. «Vi ascender a Avelino Viña con el Real Murcia en la vieja Condomina. Para mí es un referente, he estado detrás, de recogepelotas cuando yo era un niño, y trabajar con él será un placer», dijo el murciano sobre el preparador de porteros del club grana.

Sobre el objetivo de cara al curso que va a comenzar, en el que el Real Murcia competirá en el grupo V de Segunda RFEF tras el fracaso deportivo del pasado año, Serna volvió a ser claro. «No me planteo otra cosa que no sea ascender a Primera RFEF. El objetivo a día de hoy es ese. El club y yo queremos intentar luchar por lo más grande, y ahora es eso», afirmó. Además, es consciente de que para estar arriba será más importante mantener la portería a cero que ver puerta con facilidad. «La experiencia me dice que, en los últimos años, los equipos que más éxito tienen son los que menos encajan, no los que más meten. Se está reforzando la parcela defensiva, y a partir de ahí hay que empezar a crecer», concluyó ayer Miguel Serna en su presentación con el Real Murcia en el estadio murcianista.

El club confirma que Armando se queda en la plantilla

El Real Murcia confirmó ayer la continuidad de Armando Ortiz en su plantilla para la próxima temporada. El jugador murciano contaba con contrato para este curso, pero ha tenido que adaptar su salario a las necesidades del club tras el descenso a Segunda RFEF. Ortiz se une así a Youness, Javi Saura y Pablo Ganet para completar el centro del campo y asegura que se ha «regenerado» la ilusión. «Desde que me llamaron desde el club, al final la ilusión se ha vuelto a regenerar. Es un proyecto ilusionante y tengo ganas de afrontarlo», dijo ayer en los medios del club.