El tenista murciano Carlos Alcaraz debutará como profesional en hierba, superficie en la que no ha disputado ni un solo partido desde que compite en el circuito internacional absoluto en 2018, compitiendo la próxima semana en el Mallorca Championships, un ATP 250 que tendrá lugar del 20 al 26 de este mes de junio y que contará con la participación, entre otros, de Novak Djokovic.

Hasta ahora no ha jugado un partido sobre césped al más alto nivel cuando curiosamente Wimbledon es su torneo preferido, porque lo jugó en su versión júnior, y tendrá la ocasión de estar en él en menos de dos semanas.

Alcaraz, que ha recibido una plaza de invitación por parte de los organizadores del Grand Slam londinense, en el que competirá del 28 de junio al 11 de julio, estará en Palma la próxima semana para rodarse en la hierba del Mallorca Championships.

Tras Wimbledon tiene previsto participar en los torneos de Umag (Croacia) y Kitzbühel (Austria), otros dos ATP 250 programados para la cuarta y la quinta semana de julio y que vuelven a ser sobre arcilla.

Hasta la fecha el pupilo de Juan Carlos Ferrero ha competido, sobre todo, en tierra batida y también en pista dura, y en esas dos superficies ha mostrado su nivel hasta en dos citas tan selectas como Roland Garros, hace unos días; y el Abierto de Australia, en enero.

El pasado año no pudo estrenarse en hierba debido a que la temporada en esta superficie coincidió con los meses en los que se suspendió toda actividad tenística por la pandemia del coronavirus.