Real Murcia, Águilas y Mar Menor, los tres clubes murcianos que la temporada 2021-2022 estarán en la cuarta categoría del fútbol español, denominada Segunda RFEF, andan pendientes de conocer el formato de una competición que hasta el momento se puede calificar de ‘fantasma’, al no existir prácticamente información por parte de la Federación Española de Fútbol.

Con 85 clubes ya clasificados -los últimos cinco se conocerán cuando acaben los play off de ascenso de Tercera en las distintas territoriales-, este martes, en la Asamblea de la RFEF, se han confirmado algunos detalles sobre cómo se pondrán en juego los ascensos y los descensos en la que ahora será la cuarta categoría del fútbol español. Pues si el Real Murcia no quiere complicarse la vida, tendrá que ir desde el minuto uno a por el primer puesto de su grupo. Y es que el organismo presidido por Luis Rubiales ha confirmado que los campeones de cada uno de los grupos ascenderán directamente a la Primera RFEF. Las cinco plazas de ascenso restantes saldrán de un play off. Para estar en esa fase habrá que acabar entre el segundo y el quinto clasificado de cada grupo. Lo que parece que ha venido para quedarse es que, como ha ocurrido las últimas dos temporadas en Segunda B, la fase de ascenso se jugará en una sede única. Esta decisión es una de las que más revuelo ha causado, y es que las aficiones pierden la posibilidad de vivir los partidos más emocionantes de la temporada en sus estadios, como ocurría hasta que la llegada del coronavirus y como se ha mantenido en Segunda División, donde las eliminatorias se siguen disputando a doble partido. Además, este formato, que beneficia a la Federación, que ingresa un buen pellizco de la sede que organiza la cita, perjudica también a los clubes, que pierden las taquillas más importantes de la temporada al no poder abrir la puerta de sus estadios para acoger los play off.

El Real Murcia, como ha dejado claro su consejo de administración, tendrá el único objetivo de ascender por la vía rápida. Y para ello no deberán especular y tendrán que lanzarse a por un primer puesto que tendrá el mejor de los premios, el ascenso directo. Si esa opción no se da luego, pues habrá que conformarse con un play off que es una lotería. Pero, viendo las últimas temporadas de los murcianistas, los de Mario Simón no podrán despistarse, y es que la Segunda RFEF puede convertirse en una trampa dado el modelo diseñado por la Federación, en el que descenderán hasta veintisiete clubes de los 90 participantes.

En esa lucha por mantener la categoría estarán inicialmente el Águilas y el Mar Menor, los dos murcianos ascendidos del Grupo XIII. El tercer equipo que ha llegado desde la Tercera regional ha sido el Pulpileño. Según lo que ha confirmado la RFEF, cinco equipos de cada grupo descenderán. Pero el peligro no acabará ahí. Los sextos por la cola estarán en zona de alto riesgo. De los cinco equipos que acaben en el puesto 13, el que mejor puntuación obtenga, respirará, pero los otros cuatro tendrán que competir en un play out en el que los dos perdedores caerán a la Tercera RFEF.

De momento solo se conoce el formato de competición, con 90 equipos divididos en cinco grupos, y la puesta en juego de los ascensos y los descensos. Cuando se confirmen los nombres de los cinco equipos que completarán la categoría, la Federación Española procederá al sorteo de los grupos. Real Murcia, Águilas y Mar Menor han pedido estar encuadrados con andaluces y manchegos, siempre y cuando el organismo presidido por Rubiales acepte dividir a los equipos de Castilla La Mancha. También falta por conocer cómo se formarán las plantillas, porque de momento los clubes desconocen cuántas fichas sénior y cuántas sub-23 estarán obligados a utilizar.