El Lorca Deportiva, al igual que el Recreativo de Huelva, disputaron en la mañana de ayer el último partido de liga y también el último de ambos conjuntos en Segunda División B. Los onubenses se despidieron goleando a los lorquinos.

Dos equipos que ya estaban descendidos a la quinta categoría antes de la disputa del partido y que afrontaron el mismo con muchas ganas de que terminara la campaña, aciaga para los dos.

El técnico aguileño del conjunto lorquino aprovechó las bajas para llevar en la convocatoria al juvenil Navarro y al hijo del presidente, Gonzalo Issa. Ambos dispusieron de minutos en la segunda parte.

Los jugadores cedidos por el Real Murcia, Silvente y Álex Melgar, jugaron por vez primera juntos en el once lorquino desde que llegaron en el mercado de invierno. Pobre aportación de ambos no solo en el partido de ayer si no también durante la media temporada que han vestido la camiseta blanquiazul.

Nada más empezar el choque, el equipo local marcó el primero. Un mal despeje del meta cartagenero Carlos Molina lo aprovechó Dani Molina para inaugurar el marcador. Los lorquinos seguían dormidos y a los veintitrés minutos encajaron el segundo. Centro lateral de Cera y Seth batió a Molina. Sin apenas opciones atacantes del Lorca Deportiva, y con posibilidad de haber encajado algín gol más, se llegó al descanso.

Asensio intentó enderezar alguna cosa dando entrada a Mustafá y Garrido por un desaparecido Marcos Gondra y un fallón Emilio Iglesias. Pero ni uno ni otro aportaron gran cosa.

A los diez minutos, el equipo de casa marcó el tercero. Gran jugada de Madrigal, que se iba de varios y daba un pase de la muerte que aprovechó Sillero para poner el 3-0. En el 67, el Recreativo cerraba el marcador cuando el juvenil Antonio Molina hacía el cuarto. Lo más destacado del Lorca Deportiva fue la presencia en el tramo final de los juveniles Navarro y Gonzalo Issa.