La promesa del tenis español Carlos Alcaraz sucumbió ayer en su debut en el Trofeo Conde de Godó, al caer por 6-4 y 7-6 ante el estadounidense Frances Tiafoe, número 65 de la clasificación ATP, pese a dejar buenas sensaciones.

La perla de Murcia, que cumplirá 18 años en mayo, no encontró su sitio al inicio del primer set, acorralado por los nervios de pisar por primera vez la pista central Rafa Nadal y por la dureza de los golpes de Tiafoe.

Sin embargo, hacia el final de la manga, el número 119 del mundo aterrizó en Barcelona, levantó un 5-1 en contra y peleó el parcial, aunque cedió el set por 6-4 tras un tramo final en el que puso en serios apuros al estadounidense.

Alcaraz supo alargar su resurrección agarrado a cambios de altura con la derecha y dejadas hasta ponerse con tres juegos y una rotura de ventaja en el segundo set, margen que Tiafoe enjugó al establecer el 4-4.

Desde el empate ambos tenistas caminaron sobre el alambre hasta el ‘tie-break’ y en él, en un mar de errores, Tiafoe puso el lazo al partido (7-2) para citarse en segunda ronda con el argentino Diego Schwartzman, cuarto favorito del torneo.

Sigue en dobles

Alcaraz seguirá compitiendo en Barcelona, aunque en este caso en el torneo de dobles formando pareja con Pablo Carreño. Hoy está previsto que se disputen el partido de segunda ronda. La semana que viene, asimismo, llegará el debut del murciano en el Masters Series de Madrid, donde también tiene plaza de invitado para acceder directamente al cuadro final.