El Real Murcia Baloncesto dejó vista para sentencia su permanencia en la LEB Oro en la temporada de su estreno en la categoría con una victoria en la pista del Melilla Sport Capital (61-69) en un encuentro que se tuvo que retrasar un día por los problemas que tuvo el equipo grana en el desplazamiento. El conjunto de Rafa Monclova asalto el pabellón Javier Imbroda gracias a un buen inicio del tercer cuarto, donde marcó unas diferencias que le llevaron a sumar el tercer triunfo consecutivo de la temporada.

El primer cuarto estuvo marcado por los errores de ambos conjuntos ante el aro rival y durante el mismo se mantuvo la igualdad para llegar al final del encuentro con empate (12-12). En el segundo acto, cuatro puntos consecutivos de Gavrilovic establecieron la primera diferencia (17-21), volvieron posteriormente el equilibrio para llegarse al descanso con 31-33.

Tras el descanso, dos acciones consecutivas de Clint Robinson y un dos más uno de Gavrilovic dieron un colchón de 8 puntos -mayor renta del partido- al Real Murcia Baloncesto, pero ni un tiempo muerto del entrenador local, Alejandro Alcoba, rompió el ritmo, sobre todo defensivo, de un Real Murcia que jugó muy bien sus posesiones (42-53).

En el último asalto, la irrupción del local Dedovic dio esperanzas al Melilla, pero la conexión entre Álex Hernandez y Gavrilovic dio su fruto, pero los murcianos se encontraron con un parcial de 7-0 que volvió a apretar el tanteo. La reacción no se hizo esperar de la mano de Jaron Martin y Solari. Finalmente el Real Murcia Baloncesto se impuso por 61-67 a Melilla Sport Capital y logra además llevarse el average particual en una jornada que le acerca a los objetivos de la permanencia en LEB Oro. En la próxima jornada, los granas recibirán al Cáceres el sábado 24 a las ocho de la tarde en un choque que podrá tener público.