El Jimbee, que llevaba cuatro derrotas consecutivas en Liga, volvió a encontrarse con la victoria ante el Fútbol Emotion Zaragoza, séptimo en la tabla, en el Palacio (7-0). El conjunto cartagenero, que sabía que no podía volver a perder si no quería que se le escapara el cuarto puesto, no jugaba en casa desde el 20 de marzo, cuando cayó ante el Inter por 3-4 antes de viajar a Madrid para disputar la Copa de España, en la que volvió a perder contra los madrileños en semifinales. El último partido de Liga tras la Copa fue la jornada pasada en casa del Viña Albali Valdepeñas, donde el Jimbee cayó por 4-2. Necesitaban recuperar las buenas sensaciones, y vaya si lo hicieron.

El Jimbee salió enchufado desde el principio y gozó de varias oportunidad en los primeros tres minutos de la primera parte, obligando a Bernard, el guardameta de los maños, a salvar un disparo tras otro. El Zaragoza intentaba aprovechar las contras.

Se veía venir el primero de los locales, que consiguió Bebe en el minuto 6 aprovechando un rechace en el segundo palo tras un disparo de Mellado que no pudo detener Bernad. No tardó en anotar el segundo Marinovic, en el minuto 7, tras un pase de la muerte de Juanpi desde el costado izquierdo.

Pidió tiempo muerto inmediatamente David Marín, el preparador del Zaragoza, para intentar despertar a su equipo. Lo cierto es que el tiempo muerto no acabó de surtir efecto, pues el Jimbee no perdió el control del partido en ningún momento. Solano tuvo el tercero con un disparo que se estrelló en el palo en el minuto 9. El tercero llegaría finalmente en el minuto 12, cuando Bebe robó el balón en el mediocampo y disparó; detuvo Bernad, pero le volvió a caer el balón al cordobés, que esta vez se lo pasó a Waltinho para que el brasileño marcara a puerta vacía.

Pidió tiempo muerto Duda en el minuto 13. No quería el entrenador del Jimbee que el Zaragoza se volviera a meter en el partido. A falta de tres minutos, Marín sacó a Eloy Rojas como portero jugador en busca de un tanto antes del descanso. No le salió bien la estrategia al entrenador madrileño. Perdió un balón el Zaragoza ante Avellino, que marcó el cuarto gol a puerta vacía casi desde su propia área en el 18. Un minuto después, en una contra, Waltinho marcó el quinto gol, por lo que el Jimbee se fue 5-0 al descanso.

A la vuelta del descanso salió a presionar el conjunto maño. Respondieron los de Duda con otra presión adelantada. La intensidad de los locales llevó a Ortego a cometer un penalti sobre Lucao en el 23 tras impedir al brasileño chutar trabándolo por detrás. Lanzó Waltinho el penalti, pero paró Dani Álvarez.

En el 27, Chemi detuvo un disparo de Richi. Segundos después, el Jimbee pudo salir a la contra y Franklin estrelló el balón en el palo de la portería de Bernad.

A seis minutos del final, David Marín volvió a intentar a la desesperada la estrategia que tan mal le había salido en la primera parte y sacó a Javi Alonso como portero jugador. Acorraló el Zaragoza al Jimbee atacando con cinco, por lo que Duda pidió tiempo muerto para corregir la defensa. A falta de cuatro minutos, el Zaragoza alcanzó las cinco faltas, pero no bajó la intensidad. Estrelló Eloy Rojas un disparo en la escuadra de la portería de Chemi en el 37. No obstante, a pesar del ataque constante del Zaragoza, el que logró el gol fue el Jimbee con una volea desde su área de Avellino que acabó con el balón entrando a portería vacía en el 39. A diez segundos del final, Waltinho anotó el séptimo gol rematando en el segundo palo un disparo desviado de Bebe.