Nos metemos en el tramo definitivo de la temporada. Ese en el que el margen de error empieza a ser mínimo y en el que cada punto tiene incluso más valor que el resto de la temporada. Lo tiene, especialmente, para los equipos de la zona baja, que ven cómo el tiempo de reacción es cada vez menor.

Es lo que le sucede al Cartagena, que a pesar de haber ganado el pasado lunes, continúa metido en los puestos de descenso. El conjunto albinegro afronta –una jornada más- un encuentro decisivo frente a un rival directo: «Para nosotros es un partido vital como el del otro día. Conseguimos tres puntos frente a un rival directo, pero seguimos ahí abajo. Seguramente si ganamos esta semana podamos escalar alguna posición y dejar a ellos más lejos, que es lo que nos planteamos», comenta Luis Carrión.

El técnico sabe que ganar en la Nova Creu alta supondría un paso de gigante para el equipo, por lo que ha concienciado a la plantilla para lograr sumar seis puntos consecutivos que le den un impulso en la tabla: «Estamos con ganas de que llegue el partido para ir a Sabadell a por los tres puntos. Es un momento idóneo para conseguir dos victorias consecutivas. Sería muy importante ganar para la moral del equipo. Encarar el partido del Tenerife con tres puntos más sería esencial y vamos con todo a por ello. Serían cuatro partidos sin perder», afirma.

A pesar de ello, no quita ojo ni mucho menos al potencial del rival que va a tener enfrente. Aunque se encuentra en la zona baja, Carrión piensa que es un equipo que ha merecido más de lo que tiene hasta el momento: «Es un rival muy trabajado que sabe perfectamente a lo que juega. Han hecho muy buenos partidos, pero han tenido mala suerte en los últimos minutos con algún penalti. Creo que no están sacando toda la puntuación de lo que su juego merece. Son peligrosos, aunque también tienen sus puntos débiles que vamos a tratar de explotar», asegura el catalán.

Nuevos roles

También ha hablado el entrenador albinegro de nombres propios dentro del vestuario. El primero de ellos, el de Rubén Castro. El delantero volvió a ser titular frente al Alcorcón después de dos suplencias consecutivas en los anteriores partidos. El lunes, volvió a verse una buena versión del canario: «El otro día hizo un muy buen trabajo para el equipo. Tuvo ocasiones, generó muchos espacios para Cristian y llegó arriba. Siempre ha sido uno más y ahora está participando aún más. Ojalá el domingo haga un buen partido», manifestaba.

El otro, el de Carrasquilla, que ha perdido protagonismo desde la llegada de Azeez y Aburjania para ocupar un papel completamente secundario: «Lo que quiero es que el Cartagena se salve y para ello elijo a los que creo que están mejor. Coco es un gran jugador que trabaja muy bien, pero por el momento hay otros compañeros que están funcionando bien y tiene que seguir porque en cualquier momento puede entrar», concluía Carrión antes de otro decisivo encuentro.