El Lorca Deportiva está virtualmente descendido a Tercera División, pero todavía no lo está de forma matemática. Con una sola victoria en el último año, la mismas que en la presente temporada, los lorquinos siguen estando muy lejos de la salvación.

Tras perder el pasado domingo ante Las Palmas Atlético (3-1) en tierras canarias, la situación se complica aún más, ya que ahora la salvación está a quince puntos y restan por disputarse, 21.

Los lorquinistas se enfrentarán este próximo fin de semana al otro equipo canario del grupo IV E, el Marino. El choque ha quedado fijado para las once de la mañana del domingo en el estadio Artés Carrasco.

El Marino perdió el pasado fin de semana en su campo ante el Recreativo de Granada (1-2) y se encuentra con un punto más que el Lorca Deportiva.

Para este choque, Juanjo Asensio tiene varias dudas, ya que solo pudo disponer de dieciseis jugadores para enfrentarse al filial canario. Está pendiente de la evolución de Silvente, Galiano, Coyette y Dani Vega. Ninguno de estos viajó a Las Palmas por prolemas físicos.

Quien es baja segura es el uruguayo Cristian Britos, que se perderá el tercer partido de la temporada por sanción. Fue expulsado el pasado sábado a los setenta y cinco minutos de partido. Reaparecía tras cumplir otro choque de castigo ante el Linares.

El canterano y único lorquino del plantel blanquiazul, Pablo Serrano, junto a Marcos Gondra, serán los inquilinos del medio centro.

Los lorquinos jugarán ante el Marbella del aguileño Chumbi siete días después.

Con casi los dos pies en Tercera División, se abre una incertidumbre alrededor del Lorca Deportiva, ya que el dueño y presidente del club, Hugo Issa, todavía no se ha pronunciado sobre cuáles son sus planes y si continuará con el proyecto.