En la próxima temporada, las categorías benjamín, prebenjamín y chupetas de fútbol sala verán de nuevo reducidas sus porterías de dos metros de alto, a 1,70 m, para facilitar la práctica del juego de los más pequeños, y evitando la facilidad de los goles aéreos. Este sistema portátil de reducción de porterías en todos los encuentros se adaptará al físico de los jugadores.