Fisioterapeuta y Mister Murcia 2021. Diego Navarro Torres (Lorca, 30 de noviembre de 1994) trabaja como fisioterapeuta en el Centro Nusade y el Gimnasio M10. Este exjugador de fútbol y balonmano, deporte en el que fue dos veces campeón regional con el Eliocroca, acaba de ser elegido representante por la Región de Murcia en el certamen Mister Murcia 2021. En Málaga será uno de los aspirantes al título.

¿Qué deportes ha practicado?

Estuve jugando al fútbol en primer lugar hasta que me lesioné en cadetes de primer año y a partir de ahí me metí al balonmano en el Eliocroca.

¿Y por qué ese cambio tan radical?

Me metí al balonmano porque tenía a mis amigos de toda la vida jugando y probé. El caso es que el médico me dijo, porque tenía una lesión de crecimiento, que no podía hacer nada de saltos y que me tenía que dejar el deporte y quizás por eso estudié fisioterapia. No le hice nada de caso al médico.

¿No sé volvió a romper?

Nada, al principio llevaba un vendaje y cosas así para el dolor, pero al final es una lesión que dura solo la época de crecimiento. 

¿Se le dio bien el balonmano?

Sí, aunque empecé un poco más tarde que mis amigos, ganamos los play off de Murcia dos temporadas, en cadetes de segundo y juvenil de segundo, y fuimos al Campeonato de España.

Pero el fútbol y el balonmano se parecen poco.

La verdad es que sí, sobre todo a la hora de hacer los pasos, pero le pillé el truco al balonmano rápidamente.

¿Y con qué deporte disfrutó más?

Con el balonmano porque los partidos son más emocionantes, al igual que el baloncesto, que hasta el último minuto no sabes quién va a ganar. El resultado de fútbol sí que puede cambiar, pero no como en el balonmano, donde puedes conseguir grandes remontadas.

¿De qué era mejor jugador, de balonmano o de fútbol?

De balonmano. Además, al ser alto jugaba de lateral y era más fácil dar tres saltos y enchufarla con el brazo.

¿Se dejó hace mucho tiempo el deporte?

Estuve jugando hasta tercero de carrera. Jugué en la selección de la Universidad con la UMU y me lo dejé en 2016 porque me centré en el Trabajo Fin de Grado. Sacamos un equipo en categoría senior con todos los que habíamos ganado en juveniles. Nos volvimos a juntar todos y fue un año muy bueno. Como la mayoría vivíamos en Murcia, entrenábamos los viernes en Lorca y los miércoles quedábamos en Librilla para que estuviéramos a medio camino. 

¿Fisioterapeuta por vocación?

Principalmente porque me gustaba la rama sanitaria. En Enfermería y Medicina no me veía, ya que hay que tener cuerpo y vocación para eso. Buscaba algo sanitario y relacionado con el deporte y, encima, me había dejado el fútbol por una lesión y me llamaba mucho la atención.

¿A sus 26 años, quién le convenció para presentarse a un certamen de belleza masculina?

La principal culpable fue mi madre. Contactaron conmigo directamente los de RMB España porque no tenían sede en Murcia y se estaban moviendo por redes sociales. Cuando me llamaron me lo tomé a broma. 

¿Cómo fue, por un mensaje por Instagram?

Así es, me dijeron si me podían llamar porque tenían una propuesta para mí. Como ya me habían contactado de Mujeres, Hombres y Viceversa y de cosas así, pensé que sería algo por el estilo. Llamé a mi madre, se lo conté y ella me empujó a que me presentara. 

¿No le ha tentado nunca ir a un programa de televisión?

Eso no, la verdad es que no me llama la atención, pero como Mister Murcia no te quita mucho tiempo, di el paso. Yo también les dije que soy fisioterapeuta y que no quería algo que me quitara tiempo. Me dijeron que solo sería la semana de presentación, algún evento y la semana en Málaga del concurso. Vi que era perfecto, algo que podía llevar. 

Pero ahora ya no es solo una experiencia, tiene expectativas de algo más.

Sí, ahora veo posibilidades de ganar y de tener oportunidades de trabajo aunque no sea de mi rama. Lo cierto es que estoy motivado. Yo tampoco creía que me iban a seleccionar en Murcia, pero me dijeron que no solo estaban buscando un tío alto con buen apariencia, también querían alguien con estudios porque están intentado cambiar el concepto de los concursos y que no sea solo de belleza, sino que sea una persona completa en todos los ámbitos de la vida. 

¿Qué le han dicho sus amigos?

Mis amigos al principio se reían de mí, pero cuando ya la semana pasada vieron las fotos que me hicieron, se lo tomaron más con respeto, pero al principio fue un cachondeo total. 

¿Económicamente está dotado con algo?

Si gano el concurso sí, tendré un premio económico, y también la oportunidad de ir al certamen internacional. Ellos te pasan un contrato de colaboración que al principio no tiene beneficio económico.

¿Se ve en programas de televisión como Mujeres, Hombres y Viceversa?

Ahí no me veo, quizás en La Isla de las Tentaciones sí porque te tiras un mes entero sin hacer nada, solo hablando con las chicas que están allí. Una cosa así sí que me la plantearía. Pero yo estoy centrado en la fisioterapia.

Pero se gana más en esos programas que en la fisioterapia.

Cien por cien es así.

¿Y cómo se está preparando para desfilar?

Me estoy preparando en el gimnasio. Cuando me contactaron en verano les pedí que me dejaran un margen para hacerme las fotos porque yo hago etapa de volumen y de definición. Me preparé durante ese tiempo y ahora estoy comiendo mucho y entrenando un montón.

¿Le da reparo subirse a una pasarela, que es algo a lo que no está acostumbrado?

Sí porque es algo a lo que no me he dedicado nunca. Sí que un año me llamaron para que me presentara a un desfile en la Nueva Condomina. Monroel Models montaba una pasarela y me presenté. No buscaban modelos de pasarela, sino de fotos, con rasgos distintos. Me quedé en la fase final y me dieron un descuento para hacer el curso de modelaje, pero como no era lo mío, no lo llegué a hacer. 

¿Lleva una dieta muy estricta?

Es flexible porque trabajo mucho y voy al gimnasio, a lo largo del día gasto un montón. Me puedo permitir comer con libertad, pero controlo mucho los gramos de proteínas. Los fines de semana sí que me doy algunos lujos como mis cervezas y todo eso.

¿Le ha gustado mucho siempre el culto al cuerpo?

Sí, desde que terminé el balonmano empecé con el gimnasio. He tenido épocas de más y de menos, pero ahora estoy súper centrado, siguiendo una programación de entrenamiento y dieta. Hay gente que se aburre, pero cuando ves mucha progresión, sí que mola porque al final te motivas levantando más peso y luego ves los resultados.

¿Le dedica mucho tiempo a su cuerpo diariamente?

Cinco días a la semana hago mínimo una hora y media de entrenamiento. Es sacrificado porque ahora que no tengo mucho tiempo, intento sacarlo de donde sea, haciéndolo al mediodía, que es el único momento que tengo del día. 

¿Se lleva bien con las báscula?

Lo llevo bien porque suelo pesar sobre los 90 kilos, pero no me guío por el peso, sí por la apariencia. Por mi altura el índice de masa corporal me sale que estoy un poco pasado de peso, pero no me guío por los números. 

¿Le costó encontrar trabajo como fisioterapeuta?

Lo que pasa es que las clínicas de fisioterapia, para que sea algo rentable, lo normal es contratar a las aseguradoras que te pagan muy poco por paciente. Yo he tenido muchos trabajos de clínicas que llevan seguros, que tienes cuatro o cinco pacientes a la hora a los que no puedes dedicar el tiempo que realmente quieres, y una lesión necesita su tiempo. Me había ido a Valencia a hacer un Master muy bueno e intenté aprovechar eso para tener pacientes desde el principio, tratándolos bien. Le dije a mi madre que me iba a Murcia de autónomo y coincidió que me surgieron los dos sitios donde estoy al mismo tiempo, Nusade y M-10, y le dije que prefería empezar de cero aunque no me conociera nadie en la ciudad, pero poco a poco he ido haciéndome con una clientela y estoy muy contento porque tengo un trabajo de calidad. 

¿Le faltan horas al día?

Ahora mismo sí, tengo todas las horas llenas, no me imaginaba que en pandemia pudiera tener este volumen de trabajo.