Restan dos jornadas para que termine la primera fase de esta temporada tan atípica en Segunda División B. El Lorca Deportiva ha llegado a ella con un objetivo bien distinto a cuando se inició. El club que preside Hugo Issa aspiraba,según el mandatario argentino, al ascenso a la nueva Segunda B. Ahora se conforma con mantenerse en la categoría donde está compitiendo.

Los lorquinos lo tienen bastante complicado incluso sumando los seis puntos que le quedan por disputar, ante el Sevilla Atlético, el próximo domingo a las cinco, en el estadio Artés Carrasco, con público dos meses después, y siete días después, en el campo Linarejos ante el líder, Linares.

El choque más inminente será este domingo ante el filial sevillista. En la ida, el resultado fue contundente para los jóvenes sevillistas, que ganaron por 4-0.

Para este encuentro, el técnico aguileño,Juanjo Asensio, tendrá que modificar el equipo sobre todo en defensa. El lateral derecho Emilio Iglesias vio la quinta cartulina amarilla y deberá descansar un partido. Mientras tanto, uno de los refuerzos llegados en el mercado de invierno, el central Carlos Garrido tiene una lesión muscular y tampoco podrá jugar. El mazarronero David Ardil volverá a la titularidad y quizá, Rober Costa, muchos partidos fuera del equipo, vuelva a compartir el centro de la zaga con Héctor Galiano. No es descartable que el único lorquino del plantel, Pablo Serrano, juegue de central.

Si terminara la temporada ahora mismo, el Lorca Deportiva afrontaria la siguiente y decisiva fase, siendo también el colista, ya que el peor equipo del grupo IV A, el Marino, suma diez puntos, uno mas que los lorquinos, tras ganar al Recreativo de Huelva. Estos dos más el Marbella y Las Palmas Atlético, también jugarían para no descender.

El Lorca Deportiva necesita de forma imperiosa sumar los tres puntos ante el filial del Sevilla, que es cuarto con 24 puntos. Con uno menos está el Real Murcia. Por lo tanto, una victoria del equipo lorquino y si el conjunto de Loreto es capaz de ganar el derbi de la capital de la Región, los murcianistas se meterían en puestos de Segunda B Pro, gracias al ‘favor’ de los lorquinistas.