El Real Murcia Baloncesto, en un partido partido aplazado de la decimotercera jornada, sucumbió ante el Covirán Granada (68-80) en el pabellón Príncipe de Asturias, donde pagó un nefasto segundo cuarto con una derrota que le deja en la octava posición con solo cinco victorias cuando restan solo dos jornadas la primera fase de liga en la LEB Oro.

El primer cuarto fue igualado y concluyó con 19-20 en el marcador, pero en el segundo se vio la peor versión del conjunto de Rafa Monclova, que encajó un parcial 11-26 demoledor. Del 21-20 se pasó al 21-32, una sangría que logró cortar el técnico local con un tiempo muerto, aunque no pudo romper la espiral de fallos en la que entró su equipo durante este período.

Tras el descanso, el Covirán Granada solo tuvo que administrar la renta obtenida y meter al Real Murcia en un juego de intercambio de canastas que no le beneficiaba, llevándose la victoria en un final plácido, donde siempre mantuvo a su rival a una distancia considerable.