La Audiencia Provincial ha conseguido lo que parecía imposible. Si el consejo de administración del Real Murcia comparecía este miércoles y hablaba de diálogo después de conocer la sentencia que anula la ampliación de capital de 2018 y que ha abierto una crisis sin precedentes en la institución grana; este jueves ha sido Mauricio García de la Vega, la otra parte de este conflicto, el que ha hablado por primera vez, y lo ha hecho con un discurso conciliador en el que también cree que el diálogo es lo importante ahora.

Después de dos años en guerras judiciales y en los que nadie ha puesto cordura ni objetividad para intentar llegar a un acuerdo que contentara a todas las partes del conflicto, pero sobre todo que librara al Real Murcia de esta situación de caos institucional, la sentencia de la Audiencia Provincial obliga a todos a sentarse en la misma mesa.

Así lo entendió el consejo de administración y así lo ha entendido Mauricio García. En un mensaje en vídeo, el mexicano que antes que nada dejaba claro que el "Real Murcia no va a desaparecer", decía que "la resolución solo afecta al accionariado. No afecta a órganos de administración", lanzando un guante al consejo, añadiendo a su vez que "las cosas que se han hecho bien hay que enriquecerlas y las que pueden ser mejoradas las cambiaremos junos". "Mañana hablaré directamenre con Francisco Tornel e iniciaré un proceso de negociación que nos lleve a terminar de una vez por todas con este conflicto", declaraba.

"La sentencia es un motivo de tranquilidad para los aficionados. Una vez que el consejo me notifique que el registro de mis acciones ha sido inscrito en el Libro de Socios habremos acabado con las disputas de la propiedad y podemos centrar nuestra atención en lo más importante de un club de fútbol, la cancha", continuaba, para insistir en hacer un llamamiento a la unidad. "Hago llamamiento a la unidad. Acabemos con rencores, odio y división. Hay que redoblar esfuerzos por lo que nos une más, que no es otra cosa que poner el Murcia en el fútbol profesional".

"Ante las adversidades de hoy en día, no debemos sumar más problemas. No hay culpables ni inocentes, toca buscar soluciones juntos y dobreponer los intereses de la institución a los intereses personales".

"La resolución invalida la ampliación de 2018", explicaba, recordando que "aquel día fue el que la familia Gálvez me impedía el acceso a la Junta a la vez que los aficionados me atacaban, lo que va en contra de grandeza del Murcia".

También dejaba claro que desde ese instante se desató "una campaña en redes sociales para desacreditar mi imagen y para quitar valor a todas las explicaciones que he dado a la afición". De la Vega recordaba además que siempre "insistí en los riesgos que corrían los accionistas al ingresar dinero en un proceso de ampliación que sería impugnado. Incluso pedimos medidas cautelares al juzgado buscando proteger a los aficionados".

Por último señalaba que "a los aficionados les digo que aunque no he nacido en Murcia, he vivido en esta tierra. Espero que con mis actos pueda ganarme la confianza de la afición".