El partido que enfrentó a la SFC Minerva contra el Bullense reflejó una vez más la debilidad de los locales en casa, y es que a a pesar de que la Minerva tuvo más posesión que su rival, no pudo doblegar al equipo visitante. Ni siquiera el debut de David Bascuñana, que entró de revulsivo, le sirvió para evitar una nueva derrota.

El primer tiempo mostró a una Minerva muy voluntariosa, aunque con poca fortuna. La oportunidad más clara la tuvo el Bullense a los 41 minutos, en un mano a mano, pero Pablo, el portero local, estuvo muy acertado y evitó el gol.

En la segunda mitad, la Minerva salió en busca del gol, pero una pérdida de balón en el inicio del ataque, propició el gol de Alcaraz en el minuto 65, poniendo por delante al Bullense. Los locales los intentaron hasta el último instante, pero acabaron cosechando su séptima derrota de la temporada, la cuarta en casa.