30 de noviembre de 2020
30.11.2020
La Opinión de Murcia
Pasando la Cadena

De barro y oro

30.11.2020 | 04:00
De barro y oro

Aconsejaba Ibarra a jóvenes que empezaban a su lado que no trataran de imitar a nadie. Y lo hacía, culto, didáctico y magistral él, personalizando una célebre sentencia de nuestro premio Nóbel de literatura y dramaturgo excepcional Jacinto Benavente: «Bienaventurados sean mis imitadores porque de ellos serán mis defectos».

Seguramente, algo parecido subyacía como enseñanza hacia deportistas en el dolor que mostraba Maradona cuando preguntó a un entrevistador: ¿Sabés qué futbolista hubiera podido ser yo sin la coca?

La diferencia entre dos personajes tan inimitables como únicos en sus respectivas profesiones, y salvando todas las distancias, es que Juan Ignacio lo hacía desde su magisterio y Diego -así me lo refirió Schuster en una comida en Jerez, cuando le pregunté por el mejor con el que había jugado- desde la decepción más lamentable y el desencanto menos autocompasivo. Buen consejero uno y desgarrador otro, pero ambos aleccionadores.

Llevamos días escuchando comparaciones ventajosas entre Maradona y Messi, o con Pelé, Di Stéfano y Cruyff como máximos exponentes de la excelencia futbolística. Y echando mano del refranero, hay que concluir con el anónimo de que todas las comparaciones son odiosas.

Como ejemplo, ensalzan al apodado Pelusa sobre los demás por ganar dos ligas italianas con el modesto Nápoles, olvidando que cuando Di Stéfano llegó al Madrid los merengues solo habían ganado dos Ligas, en 1931 y 1932, y veinte años después, La Saeta Rubia les hizo ganar ocho en sus diez años de blanco, además de cinco copas de Europa consecutivas. O que tras ellos, el Nápoles apenas ha vuelto a brillar y el Real Madrid inauguró con don Alfredo una trayectoria culminada con el reconocimiento de mejor club del siglo XX.

También podríamos reflexionar sobre qué era el Ajax en Europa antes de sus tres máximos triunfos consecutivos con Cruyff, en los primeros setenta. O sobre las tres copas del mundo de Pelé; la primera en Suecia con diecisiete años. Y sobre los seis balones de oro de Messi, los cinco de Cristiano o los dos de Di Stéfano, con superbalón posterior, por el único que concedieron a Maradona y a título honorífico.

También se recuerdan los permisivos arbitrajes y los deficientes campos de su época, contraponiéndolos a los actuales. Pero sus anteriores tampoco jugaban en moquetas ni a cubierto ni recubiertos de acero. Ni competían setenta partidos por temporada y jugando cada tres días, como sufren los velocísimos atletas de ahora. Cada tiempo, lo suyo.

Los importantes suelen tener dos caras y hasta reversos tenebrosos. Maradona también, lo que no embarra su oro. Oro que inició con un Mundial juvenil y rubricó en el 86 con el absoluto en México: su culmen histórico con veintiséis años, para iniciar después la cuesta abajo hasta la ciénaga. Malas compañías, drogas, escándalos, desvaríos, sanciones€

En definitiva, el barro y oro que vistió durante su vida lo señalan como el personaje más relevante de su generación deportiva. Y no fue mejor ni peor que nadie. Listo como era -así lo definen sus compañeros, y hasta generoso en extremo, dentro de sus excentricidades, filias y fobias-, aprovechó su tirón mediático para enseñorearse entre un pueblo argentino deprimido tras el desatino de las Malvinas. Aquella guerra absurda de unos subsistentes ciudadanos, comandados por militares enloquecidos, contra la soberbia imperial de una Gran Bretaña al borde de la quiebra, también necesitada de algún éxito rimbombante para renovar ilusiones colectivas.

Por eso, más allá del fútbol, su gol humillante ante Inglaterra, con mano de pícaro incluida, llevó al éxtasis a esa extraordinaria nación que define el suicidio por precipitación como la caída de un argentino desde su ego.

Y se aprovecharon de él más que él de nadie. A su carro se subió gente de la catadura de los Castro o los Chávez y Maduro, entre otros, para mitificar falsariamente en el Diego Armando Maradona que salió de la nada para brillar como pocos, la lucha de los pobres contra los poderosos.

Sin embargo, ni los parásitos de su figura y de su persona ni el barro podrán quitarnos nunca el goce que supuso Maradona para los amantes del fútbol. Su oro más valioso.

Como diría el Maestro Ibarra, rememorando de alguna forma al Cid, ¡qué buen tipo si hubiese tenido buena compañía!

Por cierto, lean el espléndido libro recién presentado, La palabra, en homenaje a ese murciano irrepetible -y también de oro-, y descubrirán al Ibarra más íntimo, revelado por setenta amigos y conocidos. Pura delicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

 

Baloncesto Regional 2020-2021

Conoce todos los equipos y sus plantillas y el calendario de encuentros de ACB, LEB Oro, LEB Plata, EBA, LF2 y BSR ¡Adelante!


Especial

 

Guía del fútbol regional de Murcia 2020-2021

Guía de Fútbol Regional de Murcia de la temporada 2020-2021. Conoce todos los equipos y sus plantillas y el Calendario de encuentros de 2ª, 2ªB y 3ª. ¡Adelante!

Lo último Lo más leído