No hay un día de paz en las oficinas del Real Murcia en Nueva Condomina. La última crisis ha surgido por la camiseta que lucirá la plantilla de Adrián Hernández en la temporada 2020-2021. A 13 de septiembre, no hay ni una pista de las nuevas equipaciones. Tampoco fecha para ser presentadas a la afición. El pasado jueves, durante el acto para dar a conocer el el Plan Director de este curso, el consejo de administración, tras ser cuestionado por varios abonados, se limitó a señalar que hay un problema.

Sin conocerse más detalles, muchas miradas pronto se desviaron a Hummel, proveedor oficial de la ropa que viste el Real Murcia. Sin embargo, en esta ocasión, el contratiempo del que hablaban los consejeros murcianistas no está en la fábrica de la filial que la marca danesa tiene en España. El problema está en las propias oficinas de Nueva Condomina.

Desde finales del mes de julio están listas las elásticas para la temporada 2020-2021, que comenzará oficialmente el 18 de septiembre. Pero como se ha convertido en costumbre en los despachos del Real Murcia, cualquier toma de decisión viene acompañada de una tormenta. Y con las camisetas no iba a ser diferente.

Aunque la mayoría de clubes de Segunda y Segunda B empiezan a trabajar en sus equipaciones en los primeros meses del año, el Real Murcia no tomó una decisión hasta junio. Descartando la opción de desarrollar, de la mano del personal de Hummel, un modelo personalizado y exclusivo, los responsables granas volvieron a tirar de los productos de catálogo de la firma danesa. No solo eso. Escogieron una de las camisetas más baratas de la marca. El objetivo, ahorrar costes y luego tener mucho más margen de beneficio. De hecho, la elástica del UCAM Murcia, que este curso viste Hummel y que ha desarrollado una equipación completamente exclusiva y con materiales de alta calidad, cuesta 55 euros, solo cinco más que la que lucieron los murcianistas el pasado curso, y que, al igual que la nueva que todavía no ha sido presentada, era de catálogo. Con la tienda en manos de la propia entidad centenaria, las ganancias que se obtienen por la compra de productos por parte de los aficionados van a parar íntegras a las arcas del club.

Desde finales del mes de julio, el Real Murcia ya tiene el producto escogido al comienzo del verano. Solo faltaba pulir algunos detalles, como los logotipos de los patrocinadores que acompañarán a los granas en esta nueva temporada. Pero con el paso de las semanas, los murcianistas han ido retrasando la presentación de las equipaciones, uno de los momentos más esperados por los aficionados en cada pretemporada.

Según ha podido saber esta redacción, el problema está en las dudas que han surgido a los responsables del club una vez visto el producto. Aunque parecía que todo iba viento en popa, en estas semanas no han parado de dar vueltas a la decisión que tomaron en junio, llegando en los últimos días incluso a plantearse un cambio de modelo, algo que al parecer sería inviable al quedar solo un mes para el comienzo de la temporada en Segunda División B. A eso hay que añadir que Hummel ya tendría fabricadas un buen número de las camisetas que en un principio convencieron a Francisco Tornel y su equipo.

Por ahora, ni hay equipaciones ni tampoco ropa de entrenamiento, porque los jugadores siguen luciendo las prendas del pasado curso.

Negociando con patrocinadores

A la espera de conocer cómo serán las camisetas para esta campaña 2020-2021, lo que sí se sabe es que Versus se mantendrá en el pecho de la prenda como patrocinador principal elástica. Pese a que el Gobierno está a la espera de aprobar una ley que impida la publicidad de casas de apuestas en la ropa de los clubes deportivos, los granas y la empresa del Grupo Orenes seguirán por ahora de la mano. La espalda, una de las mangas y el pantalón son otros de los lugares destinados a patrocinadores. El consejo de administración del Real Murcia, que en el pasado curso consiguió ocupar todos los espacios, trabaja ahora para volver a repetir el mismo éxito, y es que de momento hay dos huecos que no están cerrados.