Por fin rueda el esférico. Por fin comienza el fútbol en la Segunda B para los equipos de la Región de Murcia. El UCAM ha sido el primer equipo en ponerse las pilas en un encuentro amistoso ante el Hércules, después de llevar más de un mes de pretemporada. Desde hace seis meses el club universitario no disputaba un partido de fútbol. La espera se ha hecho eterna pero el fútbol y todos los sentimientos que lleva consigo este deporte vuelven, aunque de momento, les tocará a los aficionados vivirlo desde fuera.

Se notó el periodo de inactividad de los pupilos de Salmerón y las piezas nuevas durante los primeros minutos. También las caras nuevas necesitan su tiempo de adaptación. Unai Agirre, Chacartegui, Booker, Tropi y Josete debutaron con su nueva camiseta y como es normal, aún necesitan adaptación al club y a su nuevo entrenador.

En la primera parte, el choque comenzó bastante igualado con momentos de dominio para los dos equipos. Con el paso de los minutos, fue el Hércules el que fue cogiendo territorio del UCAM y empezó levemente a controlar más el partido. Eso sí, sin crear apenas peligro. Tampoco lo hizo el UCAM, que generó algo de peligro cuando De Vicente conseguía enganchar con la banda derecha de Gurdiel y Mustafá. Así llegó la primera ocasión de los universitarios a la media hora de partido. Enganchó un pase desde la línea de fondo y Mustafá, con su pierna mala, remató arriba de la portería de Falcón. Tuvo tiempo también para lucirse el meta vasco Unai Agirre, que dejó buenas sensaciones en los primeros cuarenta y cinco minutos, mostrando reflejos y unas muy buenas condiciones físicas para destacar en un futuro. Dejó una gran parada como carta de presentación a bocajarro que evitó que el Hércules se adelantara.

Sin embargo, en el descuento de la primera parte, se produjo la acción que marcaría el devenir del partido. Felipe Chacartegui fue expulsado por doble amarilla después de cometer un penalti claro sobre Acuña. Borja se encargó de materializar la pena máxima.

En la segunda parte, Salmerón sacó a Biel Ribas, Víctor Díaz y Álex Camacho para probar cosas nuevas -de eso se trata la pretemporada- pero no le salió muy bien la prueba al entrenador. El Hércules salió muy fuerte en el segundo periodo y pudo hacer el segundo tanto en el minuto 57 a través de Víctor Juliá.

La inferioridad numérica se notó y al UCAM le costaba mucho penetrar en las líneas defensivas del Hércules, que se sintió cómodo sin balón, saliendo rápido en las transiciones y cedió la posesión a los de Salmerón. Le fue bien el plan, pues los alicantinos apenas sufrieron en todo el partido. Ya en los últimos minutos de partido, las pulsaciones bajaron y el Hércules volvió a apretar, aunque sin mucha fortuna de cara a puerta. Solo un tiro de Raúl de libre directo a cinco minutos del pitido final, inquietó la portería de Biel Ribas, que en su reestreno, consiguió mantener -de manera particular- su portería a cero.

Mucho que mejorar tiene todavía el equipo de Salmerón de cara a la próxima temporada. Pero para eso están los partidos de pretemporada. Los futbolistas, después de muchos meses parados, necesitan también entrar en el ritmo de competición. A priori, la presión del subgrupo, de acuerdo con todas las voces autorizadas de la Segunda B, la tiene el UCAM, que posee la mejor plantilla y un entrenador experimentado. Verermos si Salmerón da con la tecla de cara al futuro.