27 de julio de 2020
27.07.2020
La Opinión de Murcia
FC Cartagena

Un cuarto de siglo de claros y oscuros

Ginés Requena, Alberto García, Juan Ignacio Martínez y Héctor Yuste hacen un repaso a los 25 años del FC Cartagena, que se cumplen hoy

26.07.2020 | 21:16
Héctor Yuste, en la ducha con Paco Jémez en el ascenso de Alcoy.

El FC Cartagena cumple 25 años de historia. El club albinegro fue fundado un día como hoy en 1995 por Florentino Manzano, Carlos Conesa y Luis Ruipérez. Iniciaron un proyecto que quería mantener viva la llama del fútbol en Cartagena ante los problemas económicos y de viabilidad que estaba atravesando el Cartagena FC de Andrés Bolarín. Aquel equipo, llamado Cartagonova FC, comenzó su andadura en el campo de Los Juncos, en pleno corazón de la ciudad. Pronto se mudarían a la que posteriormente sería su casa, el Cartagonova que ha sido testigo de las victorias, derrotas, decepciones, sinsabores, fracasos y pocas alegrías a lo largo de su cuarto de siglo de historia.

Uno de los primeros futbolistas en defender la camiseta del FC Cartagena fue Ginés Requena. El veterano cartagenero aún sigue en activo, y esta última temporada ha estado en el Algar. En el club algareño competirá una temporada más. Con 47 años y muchas experiencias en el fútbol, Ginés hace una retrospectiva de aquellos años.

Vïctor celebra un gol en Nueva COndomina en Segunda.

Ginés Requena, un pionero

Recuerda que en los inicios era un club «muy familiar», además añade que «en aquellos tiempos en la directiva había gente cercana a nosotros y que entendía mucho de fútbol». El FC Cartagena comenzó jugando en el campo de Los Juncos, ya desaparecido, un campo 'especial' para Ginés «y otros futbolistas de mi época», comenta. En ese campo, ya desaparecido del callejero urbano, el Cartagonova FC consiguió la primera alegría de su historia con el ascenso a Tercera en 1996. En la siguiente temporada comenzó a jugar los partidos en el Cartagonova con regularidad, peor no se pudo culminar con el ascenso a Segunda B. Sin embargo, la siguiente campaña asegura Ginés que fue muy buena: «La temporada anterior ya se hizo muy buen equipo. Se hicieron algunos retoques y salió muy bien, hicimos buena temporada y quedamos primeros en liga regular». Después de conseguir el liderato, jugaron la fase de ascenso a Segunda B llegando el ascenso.

Durante esa temporada fue compañero de Alberto García, uno de los delanteros más aclamados en aquella época. Ahora se dedica a la política en su pueblo natal, pero sin desvincularse del fútbol. Llegó al club en 1996 procedente del Ontinyent, cuando el club estaba en Tercera y, al igual que Ginés, tuvo que esperar para conseguir el ascenso a Segunda B. Consiguieron la mayor victoria en la historia del FC Cartagena con un apabullante 8-0 que Alberto recuerda así: «Fue una gran alegría porque llevamos al equipo a Segunda B, era el principal objetivo», comenta el ariete eldense.

«Nosotros en ese partido nos lo jugábamos todo. Estábamos muy mentalizados, teníamos un gran equipo. Nos fuimos al descanso con 2-0. Luego fuimos una apisonadora, con la moral por las nubes. Empezaron a caer los goles uno detrás de otro, fue una fiesta. No era solo ascender, sino que también hicimos un gran partido».
Esa tarde hicieron disfrutar al público del Cartagonova y devolvieron a la ciudad de Cartagena a Segunda B. No sabían que se avecinaba una temporada histórica para el fútbol cartagenero que difícilmente se borrará del recuerdo de los aficionados albinegros.

Alberto García y el 'cordobazo'

Alberto García recuerda el equipo que se confeccionó para la temporada 98-99 fue muy competitivo. «Conseguimos el play off, sorprendimos a todo el mundo. La afición estaba encantada porque nos dejamos la piel en el campo. La temporada fue muy bonita, no perdimos un partido en casa, la afición llenaba el estadio. Fue un año que si hubiera culminado como debería haber culminado, con el ascenso, hubiera sido histórico», narra Alberto García que tiene aún esa espinita clavada del 'Cordobazo'. Esa noche aciaga de junio de 1999 difícilmente se olvidará en Cartagena.

https://manager.renr.es/manager/ckeditor/Alberto%20Garc%C3%ADa%20llora%20desconsolado%20tras%20el%20%E2%80%98cordobazo%E2%80%99.

Solo necesitaba un punto para ascender. Alberto García recuerda que la ciudad entera estaba volcada: «No cabía un alfiler en el Cartagonova, estaba todo lleno. Estaba todo a favor. Nosotros empezamos bien. La primera parte íbamos ganando 1-0, estaba todo controlado porque nos tenían que hacer dos goles. Nadie iba a pensar que nos íbamos a quedar con uno menos y en dos goles a balón parado, en dos faltas nos las meterían por la escuadra. Fueron 20 minutos que cambiaron la historia», cuenta con nostalgia.

Tras aquella temporada, Alberto García continuó tres más sin llegar a conseguir el objetivo del ascenso. Cuenta que se marchó porque el objetivo que perseguían finalmente no se consiguió, pero «me hubiera encantado quedarme y subir». El alicantino asegura que es el mejor sitio donde ha estado, porque le han tratado fenomenal: «Eché raíces y las circunstancias no me permitieron terminar allí, pero me hubiera retirado en el Cartagena con muchísimo gusto», añade un orgulloso. «Vuestros triunfos ahora son míos también, os sigo muchísimo, que estéis en Segunda es una maravilla, y ojalá deis el salto a Primera», es el deseo de Alberto García, máximo goleador histórico del FC Cartagena con 62 goles.

Corría el año 2003 y se produce un cambio en la directiva. Tras la nefasta gestión de Luis Oliver que llevó casi a desaparecer al club, desembarcó en Cartagena el que a la postre sería el primer presidente que consiguió el primer ascenso del FC Cartagena: Paco Gómez. Con él, se cambia la denominación a 'FC Cartagena' y el escudo, tal y como lo conocemos hoy.

Juan Ignacio consuela a Sabino tras el fracaso ante el Vecindario.

Primera etapa de Juan Ignacio

En 2005, tras varias temporadas en las que el Cartagena estaba olvidado en el pozo de la Segunda B llega Juan Ignacio Martínez. En el mes de abril de 2005 comenzó su idilio con el FC Cartagena, aunque recuerda que los principios fueron complicados: «Ese año quedaban diez partidos y el equipo estaba mal clasificado. Yo era el cuarto entrenador esa temporada. La situación no era agradable para nadie. El Cartagena era un equipo que se había configurado para ascender. La plantilla tenía muy buenos jugadores.

Termina la temporada y mantuvimos la categoría con una buena racha de resultados». Con el final de aquel curso para olvidar comenzó el 2005-2006, del que el exentrenador albinegro recuerda que se configuró un gran plantel. «Un equipo que jugaba de memoria», según el propio Juan Ignacio. «El Cartagena no perdió ningún partido como local ese año, a excepción del Vecindario. Fue genial en todos los aspectos. Me acuerdo mucho de Mariano Sánchez y Sívori como 'alma máter' de ese vestuario. Son personas que me ayudaron muchísimo», dice.

Uno de los partidos que quedaría también marcado en el recuerdo del cartagenerismo fue la eliminatoria frente al Vecindario. El Cartagena remontó un 2-0 en la ida y se marchó con un 2-2 de Gran Canaria. En la vuelta, tuvieron un penalti que falló Sabino y un balón al poste que recuerda el técnico lamentándose de aquel día: «En la vuelta fue un drama. Son cosas que no te gusta recordar», comenta.

El traumático descenso a Segunda B.

Héctor Yuste y Alcoy

Juan Ignacio se marchó del club al finalizar aquella temporada. Paco Gómez intentó seguir configurando un equipo ganador hasta que dio con la tecla en la temporada 2008-2009, cuando entró a formar parte de ella el cartagenero Héctor Yuste. Actual jugador del AEL Limassol chipriota y cosecha de la cantera del Cartagena FC. El central cartagenero recuerda aquellos primeros pasos en el club como «un sueño». Llegó el play off de ascenso y la suerte determinó que el Alcoyano sería el rival. En la ida, Héctor Yuste marcó el primer gol. El primer paso hacia el ascenso. Llegó la vuelta y tocaba hacer historia.

«Fue un partido preparado a conciencia. Era un rival muy duro, y más en su campo. Nos plantearon un partido duro, agresivo, y las cosas estaban yendo bien. El 2-1 nos mandaba a la prórroga. Apretaban muchísimo», asegura el defensa, que asume que la carrera de Carlos Carmona y el gol de Juan Pablo se quedó para la historia: «Carmona lo cambió todo. Para el equipo, para la ciudad y para mí».

Héctor formó parte de la plantilla que jugó e hizo historia en Segunda A, y lo recuerda con especial emoción: «Fue un año precioso. A nivel colectivo fue increíble, el equipo estuvo tiempo arriba, fuimos quintos pero el año fue insuperable. Compartir vestuario con gente como De Lucas o Víctor, jugadores con una carrera inmensa, te enseña muchísimo. No jugué todo lo que quería, pero el recuerdo es bueno». Por entonces, era un chico joven, y reconoce que Juan Ignacio le enseñó mucho para crecer como jugador: «Un técnico con las ideas muy claras. Hizo un fútbol sensacional, quería jugar al fútbol bien, el fútbol que hizo ese año en el Cartagena en Segunda A con lo complicado que es fue espectacular. Tengo un recuerdo muy bueno, era joven y me enseñó, di un paso más como jugador».

Con el ascenso a Segunda A, Juan Ignacio volvió al banquillo del Cartagonova, algo que no se esperaba, puesto que pensaba que iba a continuar Jémez. A los pocos días, narra Juan Ignacio, le llamaron David Buitrago y Emilio Bru para ofrecerle el banquillo. El trato se cerró con dos reuniones: una en la finca de Paco Gómez, y otra en Torrevieja. El preparador recuerda con especial cariño aquella temporada: «Vinieron Quique De Lucas, Víctor, Toché, Pascal Cygan€ Un equipo majísimo.

La temporada fue preciosa en todos los aspectos. Cada tarde en el Cartagonova era un reventón. Era una delicia ver jugar al equipo, muy ofensivo. Nos dieron tardes muy buenas de fútbol», comenta Juan Ignacio, quien rebusca en su memoria y comenta que Perico Arango le solía decir «míster, este equipo tiene algo». No le faltaba razón al bueno de Perico. El Cartagena arrolló en ese primer tramo de liga con victorias tan recordadas «como la célebre de Nueva Condomina», dice. «Recuerdo que nos pusimos muy rápido 0-2 por delante. Pero recuerdo que a Mariano lo expulsan y se pone el partido con 1-2. Salió Aquino y sacó una falta frontal que podía haber sido el 2-2. Víctor volvió a marcar. La afición disfrutó muchísimo», recuerda el exentrenador, que después de aquella victoria se fue a celebrarlo con buena parte de la plantilla. Todas aquellas circunstancias, hicieron que se creara «una química con el equipo muy buena».

Sin embargo, llega el tramo final de la liga y el equipo se deshincha y no consigue el ascenso. Aun así, obtuvieron la mejor clasificación histórica de un equipo cartagenero en Segunda A. La temporada siguiente el equipo no pudo encontrar la magia que había tenido en 09-10 y acabó en mitad de tabla. Entendía que su ciclo había acabado: «Lo hablé con Paco Gómez. Llevábamos dos años y el banquillo desgasta mucho. Fueron dos años muy intensos», comenta el alicantino.

Juan Ignacio Martínez dejó al equipo en una Segunda División a la que ha regresado el FC Cartagena justo el mes en el que conmemoran su 25º aniversario. Mucho ha cambiado la situación desde que se fuera el entrenador que marcó una época: un descenso, play offs fallidos, un 'casi descenso' y más palos por el camino. Ahora le pasa el testigo a un FC Cartagena que no tiene techo. Tras muchos años, por fin lo ha conseguido. Cartagena ha podido tocar el cielo de la Segunda División en La Rosaleda. Quedan muchos años por vivir, podrán ser con más luces, o más sombras, pero con el FC Cartagena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes