La abusiva cláusula que tiene retenida a la yeclana Eva Navarro en el Levante UD sin poder decidir aún su futuro se juzgará hoy en Madrid, en la Audiencia Nacional, hasta donde ha llegado el polémico artículo 20 del convenio colectivo que se presentó el pasado 19 de febrero en el Congreso de los Diputados.

En apenas unos diez días se espera que esté la sentencia que tiene en estos momentos atada de pies y manos a la delantera de Yecla, que hace justo un año tuvo una oferta sobre la mesa de su agente, José Manuel Espejo, para marcharse al Real Madrid Tacón. En ese momento el club madridista puso 50.000 euros para abonar su cláusula de rescisión, pero finalmente la operación no se llegó a realizar porque la yeclana cerró la puerta. Un año después esa cantidad se ha multiplicado por diez -500.000 euros- debido a que el artículo 20 del convenio permite a los clubes incluir a algunas jugadoras menores de 23 años en una lista de compensación para exigir los derechos de formación.

Eva Navarro, quien esta misma semana ha sido intervenida de un problema que arrastraba en la clavícula, ha vivido un auténtico calvario. Tenía que entrenar sabiendo que su propio club le había diseñado una 'trampa' para evitar una libertad que tenía garantizada hace un año en su contrato. No han sido meses fáciles para la joven jugadora, envuelta en una polémica que ella misma no había generado y que no entendía.

En la misma situación se encuentra otra compañera de Eva Navarro en el Levante, la internacional Ona Batlle. Pero la catalana ha elegido otro de los caminos que se le abre a la murciana para resolver su futuro, que es marcharse a un club extranjero. La lateral ha firmado por el Manchester United con un compromiso por dos años y uno más opcional. Al irse a un conjunto inglés, la lista de compensación no tiene efecto. Esta era una de las opciones que barajó la murciana, por la que se han interesado clubes ingleses y el PSG francés, pero el futuro de Navarro está en España, donde ya la espera ese Real Madrid que esta temporada sí será un equipo competitivo a la altura de la calidad de la murciana.