Llega una nueva oportunidad de volver al fútbol profesional y es buen momento para echar la vista atrás. Hablamos con las 'leyendas' albinegras que consiguieron un ascenso que dio lugar a una edad de oro del fútbol cartagenero: seis temporadas consecutivas en Segunda División. En ese espejo donde debe reflejarse el conjunto de Borja Jiménez el próximo domingo.

Paco López llegó en el mercado de invierno de la temporada 81-82. Sebastián, tristemente desaparecido hace dos años, debía cumplir una dura sanción. El almeriense reconoce que estaba a punto de retirarse cuando le llamó el Cartagena. El partido era «vital» porque el Cartagena tenía que «ganar sí o sí y no encajar goles», narra el exportero albinegro. Después de muchos años, el Cartagena volvió a conseguir un ascenso: «Creo que al final se hizo justicia y subimos», asegura tajante Paco López.

El exarquero da un consejo a los jugadores del Cartagena y aclara que lo más importante es «tener tranquilidad, saber lo que quieres que llegue, ser competitivo y estar atentos». Además, también apunta el factor que juega la suerte en partidos como estos: «El Cartagena no tuvo esa suerte ni el año pasado ni el anterior, y esperemos que con esta plantilla tengamos suerte y estemos dentro de muy poquito en la categoría de plata». Además, concluye transmitiendo su deseo para el próximo domingo: «Lo que más deseo es que el equipo de mi ciudad consiga el ascenso tan deseado y que tantas veces se nos ha negado», comenta.

La zaga albinegra aquel día estuvo bien comandada por 'el frontón de Los Belones'. Un jovencísimo Juan Huertas, de 19 años, fue titular y fundamental durante aquella temporada. El cartagenero recuerda esa campaña complicada en la que los jugadores sufrieron impagos: «Aquel año estuvimos encerrados dos semanas viviendo en el vestuario porque teníamos problemas económicos y había dificultades bastante serias en aquella época. Por suerte subimos y todo se minimizó bastante», narra el excentral albinegro.

Huertas reconoce que la semana previa al partido fue de «mucho compromiso» por parte de la plantilla. «Teníamos un equipo muy veterano, algo fundamental para ascender, excepto algunos futbolistas como éramos Sagarduy, Arteaga, Juanma, David o yo mismo. En líneas generales el equipo era muy veterano y con mucha experiencia. En todo momento supieron manejar bien el partido», recuerda con nostalgia el defensa albinegro.

Juan Huertas también tiene su carné de socio del Cartagena y espera con ansias el ascenso de categoría, pero avisa que «un partido como este es completamente distinto» porque un momento malo te puede costar la eliminatoria. Por eso pide «mantener la cabeza fría, estar concentrado, no cometer ningún tipo de error que te pueda pasar factura». Y añade que desea que cuando acabe el partido, «al margen de cómo sea el resultado, que cada uno en su interior piense que ha dado todo lo que tenía que dar en este partido para cumplir el objetivo».

Pero hablar de leyendas albinegras es hablar de Perico Arango. Uno de los primeros cartageneros que jugó en Primera, ha ocupado el puesto de jugador en el Cartagena FC, y el de delegado e incluso el de entrenador durante algunos partidos con el FC Cartagena. Ahora, la Asociación de Veteranos FC Cartagena le ha hecho Presidente de Honor, lo que considera un reconocimiento muy bonito.

Es uno de los jugadores que ha vestido en más ocasiones la albinegra y por ello tiene tablas suficientes para saber qué se juegan los futbolistas en este tipo de partidos: «Lo más importante que tienen que saber es que se lo juegan todo. El que menos errores cometa es el que va a subir. Los partidos hay que jugarlos, no hay ni mejores ni peores. Al ser un partido solo será para el que tenga su tarde, y para ello tienes que mentalizarte de una manera de la que solo te vale ganar. Tienen que estar preparados para un partido de esta trascendencia», reflexiona la leyenda cartagenera.

Hay momentos en la vida que no se pueden borrar. Para Perico Arango el ascenso de Torrejón es uno de ellos, «una de las alegrías más grandes que me ha dado el fútbol», comenta, además de haber jugado en Primera. «Bajando el Puerto de la Cadena había varios coches con la bandera del Cartagena y nos acompañaron hasta que llegamos, tocando el claxon y con las bufandas colgadas. Cuando llegamos a Cartagena fue impresionante», narra Arango.

El excapitán cartagenero confía en el equipo para la cita del domingo, pero advierte que hay que tener los pies en el suelo. «Cuando era capitán, antes del salir al terreno de juego les decía a mis compañeros que hay que morir por el Cartagena, y más jugándote lo que te juegas. Este partido es decisivo, deben salir mentalizados y darlo todo», añade un Perico Arango que le pide compromiso a los jugadores para conseguir el ascenso el próximo domingo. «Cartagena se lo merece, tenemos de todo: una gran afición, un gran campo y una gran ilusión por estar en Segunda», apostilla. La leyenda albinegra que estará como otros tantos miles de cartageneros pendientes de lo que ocurra en La Rosaleda a partir de las 22:00 el próximo domingo.