25 de junio de 2020
25.06.2020
La Opinión de Murcia
Fútbol sala
ElPozo Murcia23Palma Futsal

Fracaso exprés

ElPozo Murcia, irreconocible y desaparecido, se despide de la Liga a las primeras de cambio al regalar apatía ante el Palma Los de Giustozzi, que dicen adiós al quinto título del año, logran maquillar un mal partido en el último minuto

24.06.2020 | 23:45
Fracaso exprés

ElPozo Murcia dijo ayer adiós a la liga casi a la par de haberle dicho hola. El conjunto murciano se despidió del quinto entorchado del año, por la vía rápida además, tras caer con justicia por 2-3 ante un Palma competitivo y que sabía lo que se jugaba. Justo todo lo contrario que la escuadra de la capital del Segura. Los dos goles finales del cuadro de Giustozzi solo sirven para maquillar un mal encuentro donde no hubo ninguna muestra de carácter con la que los aficionados pudieran sentirse identificados.

Que el equipo no cometiera ni una falta en el segundo tiempo es, cuanto menos, un dato a destacar. Sin profundidad, sin intensidad, sin corazón y sin una sonrisa. Así se presentó ElPozo, como si estuviera en la fase cero mientras su rival se encontraba en la fase cuatro. Y de esta forma es imposible lograr la victoria pues si no funciona ni lo colectivo ni lo individual, si no tira el físico ni la cabeza, salir a flote es complicado. Aún así, casi lo logró ElPozo de forma heroica, con dos tantos en los últimos instantes que dieron una falsa esperanza de clasificación que no se materializó y que no deben ocultar la realidad de un equipo que ya no se acuerda cómo se levantan los títulos. Si se echó a Duda y se fichó a Giustozzi para cambiar la dinámica, dos años después seguimos en las mismas, o peor, porque al argentino le han dado los fichajes que no le daban al hispanobrasileño.

En lo referente al choque, toca decir que los primeros compases del duelo estuvieron marcados por la precaución y la timidez. Ambos conjuntos estuvieron calibrando las fuerzas del contrario aunque Palma fue el primero en poner a prueba a un Fede que ayer se hacía con una titularidad que, hasta entonces, era cosa de Espindola. Además, Leo Santana se lesionaba en el primer minuto y ya no volvería a saltar a la cancha del Martín Carpena.

Tras un par de serios avisos de los pupilos de Vadillo, ElPozo tomó el timón del partido y empezó a coleccionar llegadas, algunas peligrosas, que quedaron en nada. Había intención de hacer daño, era lo positivo. Sin embargo, una doble ocasión del conjunto balear que acabó con el balón repelido dos veces por el palo, puso en alerta a los de Giustozzi quienes, cuando se quisieron dar cuenta del peligro que les rondaba, encajaron un gol tras una magnífica jugada de Vilela que acabó con un zurdazo a la escuadra.Giustozzi pidió revisión de la jugada previa al tanto, por entender que podía haber habido falta a Fernando, pero los colegiados decretaron que no era nada y el gol subió al luminoso dejando a ElPozo, además, sin posibilidad de volver a pedir una segunda revisión en el duelo. De ahí al final del primer tiempo fue un calvario para el conjunto murciano, que estuvo noqueado y en manos de un rival que no hizo más daño por falta de puntería.

En el segundo acto se esperaba la reacción de ElPozo, pero el partido comenzó sin que el quipo hiciera acto de presencia. Al menos en el plano mental. Y es que el Palma hizo el segundo gol al poco de haber comenzado a rodar el balón tras una gran jugada de Vilela, el más destacado del encuentro, que acabó con un disparo al palo y cuyo rechace recogió Raúl Campos, ex de ElPozo, para fusilar a Fede. El tanto dejó muy tocado al conjunto de Giustozzi, que pudo encajar el tercero instantes después para desesperación del técnico, quien tuvo que pedir tiempo muerto para intentar recomponer a un equipo que se deshacía. O eso parecía, porque en realidad, y pese a que los suyos se empeñaban en hacer un ridículo mayúsculo, al argentino solo se le ocurrió pedir a los suyos que jugasen con «una sonrisa». Para risa la que en ese momento debería tener Antonio Vadillo si escuchó a su colega dar instrucciones.

El conjunto de la capital del Segura intentó dar muestras de que podía. Tocab a más el esférico, pero el peligro lo seguía provocando un Palma incisivo y vertical. Inocuo en la parcela ofensiva, los ataques de ElPozo quedaban en nada. Eran un placebo para intentar curar una herida que no dejaba de sangrar.


Tampoco funciona la libreta

Restando ocho minutos para el final, saltó Marcel como portero jugador para realizar un ataque en superioridad pero, en la primera jugada, Joao robó y el balón y marcó desde su campo. 0-3 y casi los dos pies fuera del play off.

Con todo en contra, ElPozo tiró de coraje para meterse en el partido pero el Palma lo tenía muy bien controlado hasta que, en un error de los baleares, Álex redujo distancias a dos minutos para la conclusión. Había esperanza y ésta comenzó a materializarse cuando, a 18 segundos del final, Paradynski hacía el segundo dejando a ElPozo con una jugada para lograr el empate y poner pie en semifinales.

Sucede que intentar arreglar en dos minutos lo que no conseguiste en treinta y ocho no suele salir bien, y eso fue lo que ocurrió. Los de Giustozzi encontraron algo en su interior tarde, demasiado tarde, y esa última jugada no fructificó sellándose la clasificación del Palma y dejando a ElPozo fuera de la lucha por el título de liga a las primeras de cambio. Y lo que es peor, dejando un mal sabor de boca pues, más allá de la derrota, hablamos de las sensaciones. La Champions será ya el último juez que dicte sentencia y dictamine si esta temporada es calificada de fracaso, como así apunta, o se salva a lo grande. De momento, nadie se salva en una campaña decepcionante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes