20 de mayo de 2020
20.05.2020
La Opinión de Murcia
Baloncesto. Aniversario

Tres décadas del gran salto

El UCAM Murcia, entonces bajo la denominación de Júver, logró hace treinta años un ascenso a la Liga ACB que cambió la historia y le impulsó para estar desde entonces dieciocho temporadas en la élite

19.05.2020 | 21:29
Imagen de la plantilla del ascenso que recoge el libro 'Treinta años de pasión y canastas'.

Aniversario. El baloncesto murciano vivió hace 30 años su primer ascenso a la Liga ACB. Fue el 19 de mayo de 1990. Quique Azcón, Javier 'Jota' Davalillo, Miguel Ángel Abarca, Emilio Nicolau, Mike Philips, Martín de Francisco, Ernesto Fernández, José Carlos Fernández y Felipe Coello, este último como entrenador, fueron algunos de sus protagonistas.

El UCAM Murcia CB celebró ayer el trigésimo aniversario de su primer ascenso a la Liga ACB. El 19 de mayo de 1990, en un abarrotado pabellón Príncipe de Asturias, el equipo que entonces se denominaba Júver Murcia, logró una victoria histórica frente al Obradoiro (89-80) que le dio el tercer triunfo en una eliminatoria cargada de polémica durante su disputa y empañada posteriormente, aunque se cerró con el ansiado salto a la máxima categoría del baloncesto nacional.

El Júver, que había cerrado la fase regular en la segunda posición de la entonces denominada Primera B solo superado por el Cajamadrid, superó en la primera eliminatoria al Syrius Mallorca –se disputó el mejor de tres partidos y los murcianos solo necesitaron dos–, para en la segunda volver a imponerse sin conocer la derrota frente al Obradoiro. En el primer partido (90-86) de esa final estalló la polémica. Paco Solsona, quien había sido jugador del equipo de Murcia en la campaña 88-89, se encaró con dos aficionados que se encontraban detrás del banquillo gallego. La trifulca, que dio la vuelta a España gracias a las imágenes captadas por La Opinión, le costó al alero gallego una sanción de 200.000 pesetas y un año de inhabilitación. El segundo choque, con los ánimos muy caldeados y disputado en Santiago de Compostela, lo ganó también el Júver (87-93). Y el tercero, disputado el 19 de mayo de 1990, cerró el ascenso que culminó la escalada de un club que nació en 1985 en Tercera División bajo el patrocinio de la empresa de Juan Valverde Alcántara, el gran impulsor a nivel económico.

Quique Azcón (4 puntos), un base de solo 1,67 metros de estatura, Javier 'Jota' Davalillo (22), Miguel Ángel Abarca (19), el castellonense Emilio Nicolau (17) –su hijo jugó en el EBA del club hace unos años–, Mike Phillips (13), el pívot vallisoletano Martín de Francisco (8), fallecido en 2004, Ernesto Fernández (4) y José Carlos Fernández (2), bajo la dirección de José Felipe Coello, fueron los protagonistas de ese partido final que se conmemoró ayer. No llegó a jugar ese encuentro final Esteban Pérez que, según el club, sufría una lesión, aunque la realidad era otra. Días después saltó la polémica por el pasaporte del argentino. En esos momentos, en la Primera B, solo podía jugar un extranjero por equipo, que en el caso del Júver era Phillips, fallecido en 2015, y 'El Gallo' Pérez había llegado a nuestro país con nacionalidad española, aunque posteriormente se demostró que era falsa. De hecho, en 2009 la justicia dio al Obradoiro la razón y el club gallego logró entonces una plaza en la ACB. «Él presentó lo que se pidió, tenía un DNI completamente válido y lo que no eran válidos eran los papeles que se utilizaron para obtener ese carné. Él hubiera sido jugador español sin ningún problema y hubiera marcado un antes y un después en nuestro baloncesto por su nivel, pero no fue así», recordaba sobre esa polémica Felipe Coello en el libro Treinta años de pasión y canastas que recoge la historia del club desde 1985 a 2015. El Júver, en cualquier caso, logró el salto de la categoría para convertirse desde entonces, después de sufrir algunos altibajos, en un clásico de la máxima competición nacional, con dieciocho temporadas entre los mejores.

Aquella plantilla que logró el primer ascenso también contó con el concurso de jugadores jóvenes de la Región como Serafín Franco, José Ibarra, Juanjo López, José Manuel Prado y Carlos Crespo, además del argentino Rubén Ariel Scolari, quien había sido sustituido a Phillips. La campaña la inició Paco García como entrenador, para después ser sustituido por Felipe Coello, quien en la campaña 86-87 ya había dirigido por primera vez al equipo. El cuerpo técnico lo completaron el molinense Fulgencio Manzano, como segundo entrenador, y dos preparadores físicos, el cartagenero Julián Galindo y Juan Antonio 'Cuco' Ros.

Aquel ascenso cambió definitivamente la historia. El baloncesto dejó de ser un deporte de minorías y provocó un tsunami que propicio en 1994 la inauguración del Palacio de los Deportes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Lo último Lo más leído