11 de mayo de 2020
11.05.2020
La Opinión de Murcia
Fútbol

La difícil desescalada del fútbol base

Directivos, entrenadores y coordinadores de clubes de la Región afirman que necesitan ayudas para seguir adelante por la incertidumbre generada por el Covid-19

10.05.2020 | 20:42
La difícil desescalada del fútbol base

Las medidas sanitarias que se implementarán y la financiación son las principales preocupaciones para el futuro.

El Covid-19 ha roto todos los patrones del deporte. Nadie sabe qué ocurrirá dentro de unos meses. Y el fútbol base regional no escapa a esta situación de incertidumbre. Preguntas sanitarias y económicas son las que se hacen los responsables de los clubes más modestos de la Comunidad Autónoma. ¿Podrán seguir pagando los padres las cuotas de sus hijos?, ¿cómo sobrevivirán a la mayor crisis de la historia moderna?, ¿qué medidas sanitarias tendrán que implementar para continuar con la actividad? o ¿cuándo comenzará la próxima temporada?, son algunas de las cuestiones que se hacen hoy en día después de corroborar la Federación Española el pasado viernes que todas las competiciones están concluidas con ascensos y sin descensos, lo que provocará overbooking en algunas categorías.

Benigno Sánchez, entrenador con más de 20 años de experiencia en banquillos profesionales, es el director deportivo del Lorca CFB, que tiene 22 equipos y casi 900 niños bajo su tutela. «La opción menos mala era que se suspendiera la temporada porque hay que buscar la salud de los niños», dice el lorquino, quien aboga por «hallar la solución que menos perjudique», porque considera que no hay «una que sea perfecta». «Ahora mismo vivimos una gran incertidumbre», puntualiza Ángel Andrés, presidente del CFS Progreso, un club que tuvo que suspender su tradicional torneo de Semana Santa y quien entiende que «hay que adaptarse a la situación y a la seguridad de los participantes. Tenemos muchas ganas, estamos ya preparando la temporada que viene, pero no sabemos si va a empezar en septiembre, octubre o enero», añade el murciano. Dudas también tienen en el AD Guadalupe, en su caso también a nivel deportivo, ya que el equipo de Primera Juvenil puede ascender a Liga Nacional, un hecho histórico para ellos, pero nadie les ha dicho que esa plaza que ocupan y que, en teoría, les daría el salto de categoría, se vaya a formalizar: «Los chavales están nerviosos porque hemos trabajado duro. De las 25 jornadas, en ocho hemos sido primeros, en doce segundos y solo en una, justo cuando llegó el parón, terceros», dice Fulgencio Belmonte 'Cito', técnico con amplia trayectoria, que ha pasado por Ranero, Real Murcia y Guadalupe, su actual club.

La economía va a pasar seria factura a todos estos clubes modestos, ya que se encontrarán padres que no podrán pagar las cuotas anuales, que en algunos casos están en los 300 euros repartidos en nueve mensualidades. «La financiación viene de las cuotas y de pequeños patrocinadores que también están afectados», explica Andrés, que dirige un club con 300 jóvenes que necesita unos 100.000 euros anuales para dar cobertura a todas las necesidades. «Esperamos que se rebajen los costes y se subvencionen las competiciones, que las fichas federativas, por ejemplo, sean gratis», añade. En el Lorca CFB ya se está estudiando la situación. «Preocupa a la parcela administrativa la situación que nos vamos a encontrar. Nosotros somos una academia y si el niño tiene dificultades para poder pagar, repercutirá en el día a día. Es un problema que no sabemos cómo solventar, pero es algo que nos ocupa y nos preocupa porque está claro que es el tronco que sustenta el árbol», puntualiza Benigno. «Desconozco cuáles van a ser las políticas, pero si la temporada se recorta, se tendrán que rebajar las cuotas para facilitar a las familias que sus hijos jueguen al fútbol. La Federación debe tener también en cuenta todo eso», señala Cito.

Los padres son un pilar fundamental en el fútbol base, ya que se ocupan de llevar a los jóvenes a los partidos, pero si los encuentros se juegan a puerta cerrada, muchos no sabrán qué hacer. «¿Qué hacen los familiares de un niño que va a jugar a Molina desde Lorca, por ejemplo?», se pregunta Benigno Sánchez. Pero también preocupan las medidas de seguridad que se tendrán que poner en marcha en los entrenamientos: «Nosotros tenemos 22 equipos y solo tres campos que encima compartimos con otros clubes», añade Sánchez, mientras que Cito recuerda que «somos un deporte de equipo, con mucho contacto, y los vestuarios son pequeños, es imposible mantener la distancia de seguridad porque no tenemos instalasciones deportivas que nos permitan eso. Imagínate un club que empieza a las cinco de la tarde a meter críos y que tenga que desinfectar después de cada entrenamiento hasta los balones. Se presenta un futuro muy diferente al que estamos viviendo ahora», señala el murciano. Por ello, Ángel Andrés tiene claro que «mientras que no tengamos cierta seguridad no vamos a salir adelante, aunque entre todos lo sacaremos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes