04 de mayo de 2020
04.05.2020
La Opinión de Murcia
Fútbol

Mista, de Caravaca a Ottawa

El exfutbolista caravaqueño da el salto como entrenador al fútbol profesional canadiense de la mano de un equipo vinculado al Atlético de Madrid

03.05.2020 | 22:10
Mista, el día de su presentación en el estadio de su equipo.

Aún no ha podido debutar por la crisis del coronavirus en un país donde no se ha vivido confinamiento

Casi 6.000 kilómetros separan Caravaca de la Cruz y la ciudad canadiense de Ottawa. Allí vive actualmente una de las figuras más importantes de la ciudad Snata y uno de los deportistas más importantes que hemos tenido en la Región de Murcia. Su nombre, Miguel Ángel Ferrer, es menos conocido para muchos. Pero nadie pasa por alto cuando escucha el que ha sido su apodo durante su carrera. No es otro que 'Mista', que ayer fue el invitado en los directos en Instagram de La Opinión, quien respondió a las preguntas desde su nuevo destino.

Mista se encuentra actualmente en Ottawa. Hace solo unas semanas firmó como entrenador por el Atlético Ottawa, un club de reciente creación que ha sido puesto en marcha de la mano del Atlético de Madrid y uno de los nuevos equipos que se están fundando en el país canadiense. Una aventura que emprende con mucha motivación: «La verdad es que es un proyecto muy ilusionante. El  Atlético de Madrid tuvo esta iniciativa con la que el fútbol de aquí se puede ver muy beneficiado. Cuando me lo propusieron, tuve poco que pensar», afirma.

El caravaqueño colgó las botas en el año 2011. De hecho, disputó su última temporada en el Toronto FC, uno de los pocos equipos que en este país cuentan con cierta tradición, pero que hasta hace solo unos meses tenían que competir en la MLS de Estados Unidos. En abril de 2019 comenzó el primer campeonato liguero del país. La Canadian Premier League cuenta actualmente con ocho equipos y quiere ir creciendo poco a poco y de la mano de la afición por el fútbol en el país: «Es evidente que aquí el fútbol no tiene una gran aceptación, pero se nota que va creciendo. La intención que tienen es darle una gran promoción de cara al Mundial de 2026 que organizan de forma conjunta Estados Unidos, México y Canadá», asegura.

Del área al banquillo

Ya han pasado casi diez años desde que el que el delantero decidiera poner punto y final a su carrera. Sin embargo, lejos de alejarse de los terrenos de juego, decidió dirigir desde el banquillo. Desde entonces ha pasado por las canteras de Valencia y Rayo Vallecano, donde ha permanecido hasta el mes de febrero para marcharse a Ottawa. Aunque estaba realizando la pretemporada con su nuevo club en Madrid, el principio del confinamiento le pilló justo cuando acababan de llegar a Canadá, donde también se han tomado medidas para evitar contagios: «Al final no nos queda otra que esperar a que el Gobierno decida qué hacer y ver cómo se resuelve la situación». Además, el caravaqueño no ha tenido tiempo ni para que su familia se instale con él: «Como nada más llegar se decretó el cierre de fronteras, toda mi familia se quedó en España. Yo estoy viviendo con todos los miembros del cuerpo técnico en la misma casa», nos cuenta. El cambio de ser jugador a entrenador es evidente. Sin embargo, escuchar a quien fue delantero decir que le gusta fijarse primero en la defensa, resulta llamativo: «Como entrenador me gusta fijarme mucho en cómo son mis equipos atrás. Creo que es la base de todo. En relación al jugador, no me gusta corregir mucho dentro de campo, pero a veces hay que hacerlo, pero sabiendo cómo tratar a cada uno», afirma.

Teniendo como invitado a una persona de la talla de Mista, era inevitable hacer un repaso a su trayectoria como jugador. Su paso por grandes clubes no pasó desapercibido, siendo el que más le marcó el Valencia: «Allí fue donde conseguí mis mayores logros. Las dos ligas consecutivas son muy especiales, como lo fue también la Copa de la UEFA en 2004. Ha sido la mejor época del club y la recuerdo con muchísimo cariño». Además, su paso por el Atlético de Madrid, Deportivo de la Coruña –con quienes ganó la Intertoto- y el Tenerife –donde logró el ascenso a Primera cuando apenas echaba a andar su carrera-. No olvida tampoco los dos encuentros que pudo disputar con la selección española. Unos años que le han valido para compartir vestuario con grandes jugadores como Aimar, Agüero, Forlán o Torres, y con grandes entrenadores como Benítez, Aguirre o Quique Sánchez Flores. Tampoco dejó escapar la oportunidad de lanzar un guiño a su tierra y a toda la región, donde asegura que siempre se ha sentido «muy querido». Del mismo modo, lanzó un mensaje al fútbol regional, del que dice que necesita dar ese salto al nivel profesional para que los jugadores no tengan que buscar oportunidades en otros lugares, como le sucedió a él en su momento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Lo último Lo más leído