30 de marzo de 2020
30.03.2020
La Opinión de Murcia
Tenis

"Alcaraz debe poner dedicación y fanatismo para ser muy bueno"

Juan Carlos Ferrero, entrenador del tenista murciano, considera que queda mucho por hacer para que el jugador de El Palmar "no se quede en el camino"

30.03.2020 | 15:29
"Alcaraz debe poner dedicación y fanatismo para ser muy bueno"

Juan Carlos Ferrero, ex número 1 de la clasificación ATP y que actualmente es el entrenador del joven tenista murciano Carlos Alcaraz Garfia, ha dicho de éste que tiene "un gran potencial" pero también que "debe trabajar duro, con dedicación y hasta con fanatismo para llegar a ser muy buen jugador y no quedarse por el camino".

Ferrero, quien fue técnico del Alexandr Zverev cuando el ruso era el número 3 del mundo y dirige la JC Ferrero Equelite Sport Academy en la localidad alicantina de Villena, sigue trabajando durante el confinamiento en esta escuela que funciona "a mitad de rendimiento", según ha afirmado.

"Contamos aproximadamente con la mitad de la plantilla. Los jugadores que ya entrenaban aquí se han quedado y con ellos realizamos sesiones muy personalizadas y no en grupo para evitar contagios y bastantes de los técnicos que venían no lo han hecho para limitar el contacto con gente que llega desde fuera. De las 110 o 120 personas que estaban a diario en la academia nos hemos quedado en unas 60", ha contado en declaraciones a la Agencia EFE.

El valenciano, de 40 años y que ocupó la cima del tenis mundial en 2003 meses después de ganar el torneo de Roland Garros en aquel año, sigue vinculado al deporte de la raqueta y se encarga de la carrera de Alcaraz, un adolescente de 16 años que ya es el 318 de la ATP y el único menor que aparece entre los 500 primeros jugadores del ranking internacional.

Ferrero, quien empezó a dirigir a Alcaraz animado por su representante, Albert Molina, a quien conocía desde hacía tiempo, ha admitido que supuso un cambio grande pasar de aleccionar a Zverev a llevar la carrera del de El Palmar.

"Zverev era el número 3 del mundo, un jugador más que consolidado entre los mejores del circuito ATP, y sin duda que hacerme cargo de Alcaraz era algo muy diferente. Cogía a un chico con todo por hacer y debo decir que me ilusionó el hecho de poder moldearle y traspasarle todas las experiencias que yo tuve como jugador. Un año y medio después el trabajo que estamos haciendo con él empieza a dar sus frutos", ha reconocido el de Ontinyent, quien encabeza un equipo técnico del que también forma parte Kiko Navarro, anterior entrenador de Alcaraz, y el padre del tenista, quien también fue jugador.

"Para un joven que está empezando tener un padre que ha vivido el circuito y ha jugado a bastante buen nivel donde él lo hace es algo bueno. Desde niño hizo un buen trabajo con él y da gusto tenerlo cerca pues sabe de qué va esto", ha comentado Ferrero, quien ha valorado lo mejor y lo peor de su pupilo.

"Es un jugador muy dinámico, al que le gusta hacer muchas cosas en la pista y maneja todos los golpes, algo así como Dominic Thiem. Eso es muy difícil de ver en un chico tan joven. En cuanto a lo que más debe mejorar, y lo está haciendo mucho, está lo mental. Antes le costaba mantener la concentración durante más de una hora y cuarto y en ese sentido ha progresado como demostró en el ATP Máster 500 de Río de Janeiro ganando a Albert Ramos en un partido de más de tres horas y media. Ahí se vio que es capaz de ganar en un encuentro largo y de alta intensidad y todavía puede mejorar más. Además de madurez ha ganado en físico desde noviembre y esto se notará especialmente a partir del año que viene", ha señalado.

Además, Ferrero, quien ha admitido que Alcaraz le recuerda al jugador que era él en sus inicios "en lo que está viviendo y lo rápidamente que va progresando", huye de las comparaciones por mucho que sean inevitables: "A mí me gusta hablar de su forma de jugar, pero no me gusta entrar en comparaciones y que le vayan adulando no le ayuda. Por características presenta más similitudes con el tenis de Roger Federer y Novak Djokvic que con el de Rafa Nadal, pues busca acabar los puntos en la red y no alargar los peloteos. A la que tiene oportunidad va a por el winner".

Consultado por hasta dónde puede llegar ha respondido que "tiene mucho potencial, algo que todos tenemos claro, y Carlos tiene que sacar ese potencial y demostrárselo a sí mismo, para lo cual sabe que tiene que trabajar duro, con dedicación y hasta diría que con fanatismo para llegar a ser muy bueno. De lo contrario, seguramente se quedará por el camino".

"Hay que poner objetivos difíciles de conseguir y motivantes, pues se trata precisamente de incentivar la motivación del día a día", ha añadido al tiempo que ha concretado que "debe dar un salto como sería ganar un Challenger o llegar a cuartos de final en un Máster 500, resultados difíciles de lograr pero que podrá conseguir de aquí a un tiempo".

Por otra parte, Ferrero ha hablado de cómo ha afectado la expansión del coronavirus COVID19 a la progresión de Alcaraz y al tenis en su conjunto.

"El año iba a ser muy bueno para Carlos, quien, tras ganar su primer partido en un Máster 500, tenía dos grandes oportunidades en dos Máster 1.000 como Indian Wells y Miami, en cuyas fases previas iba a participar, y luego en el Barcelona Open Banc Sabadell-Conde de Godó y en el Mutua Madrid Open. No obstante, vendrán otras ocasiones para destacar y debe seguir trabajando bien para cuando esto ocurra", ha indicado sobre su jugador.
Ya en términos globales, ha destacado que "este parón es algo desastroso a nivel económico y un montón de torneos que se debían celebrar se han cancelado".

"Evidentemente lo primero es la salud, pero hay que intentar salir de esta lo antes posible para volver a la normalidad", ha concluido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes