24 de diciembre de 2019
24.12.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol. Segunda B

Borja Jiménez sustituye a Munúa

El joven técnico abulense, de tan solo 34 años, ascendió la pasada temporada al Mirandés a Segunda División pero hace un mes fue destituido en el Asteras Tripoli, de la Superliga griega

23.12.2019 | 21:44
Borja Jiménez, en su etapa en Grecia.

El FC Cartagena ya tiene nuevo técnico para reemplazar al uruguayo Gustavo Munúa. El club albinegro anunció a última hora de la noche de ayer la contratación del entrenador abulense Borja Jiménez, de tan solo 34 años, que el pasado curso conseguía el ascenso a Segunda División con el Mirandés, un objetivo que también intentará conseguir esta campaña con la escuadra cartagenerista, a la que coge como líder del grupo IV de Segunda División. Su contrato es hasta final de temporada con opción a otra más. Aunque la entidad no lo anunció, todo apunta a que esa renovación estará supeditada a lograr el salto de categoría. El preparador castellano-leonés, no obstante, acaba de vivir una mala experiencia en los banquillos, ya que su última aventura, vivida esta misma temporada, acabó con una destitución. Después de ascender al club de Miranda de Ebro, Jiménez recibió la llamada del Asteras Tripoli, conjunto que milita en la Primera División griega, donde solo resistió doce jornada y de donde fue despedido con el equipo en la antepenúltima posición de la tabla.

Pese a su corta edad, Borja Jiménez acumula cuatro campañas de experiencia en Segunda División B, aunque en ninguna ocasión ha dirigido a un club del grupo IV. Arrancó su andadura como técnico en la categoría en el Valladolid Promesas, filial del club pucelano, en la temporada 2015-2016, con el que consiguió el objetivo de la permanencia tras coger las riendas en la jornada décima del campeonato. El curso siguiente asumió el proyecto del CD Izarra, conjunto recién ascendido a la categoría y al que también pudo mantener a final de campaña en Segunda B.

Ya en la 2017-2018 comenzó a despuntar, ya que firmó una gran actuación con el Rápido de Bouzas, club al que dejó a tan solo dos puntos de disputar la fase de ascenso a Segunda. Ese gran desempeño llamó la atención del Mirandés, un club con aspiraciones reales de subir de categoría, objetivo que en la 2018-2019 conseguiría con el conjunto de Anduva. Tras concluir en el tercer puesto del grupo II el campeonato regular, superó las tres rondas del play off de ascenso, batiendo al Atlético de Madrid B, al Recreativo de Huelva de José María Salmerón, y al Atlético Baleares en la tercera y definitiva.

Pese a lograr el ascenso, Borja Jiménez, que nació en Ávila el 21 de enero de 1985, no continuó en la entidad burgalesa, decidiendo enrolarse en las filas del Asteras Tripoli, conjunto de la Superliga griega. Tras no ser capaz de cosechar buenos resultados, ya que sumó únicamente once puntos en 12 jornadas disputadas, el club heleno decidió cesarle de su cargo. Ahora, tras esa última experiencia negativa, tratará de conseguir el objetivo del ascenso a Segunda con el FC Cartagena.

A Jiménez le gusta emplear en sus equipos un sistema 4-2-3-1. Estudiar hasta el más mínimo detalle de los rivales e incluso los árbitros que pitan a sus equipos son algunas de sus normas en el vestuario. El pasado curso, en el Mirandés, después de ofrecer algunas dudas durante la liga regular, Jiménez dio la vuelta a la situación durante el play off de ascenso. Cuando nadie lo esperaba, el Mirandés se convirtió en un equipo eficiente, que sacó adelante tres duras eliminatorias, la última de ellas frente al Atlético Baleares.

Borja Jiménez llegará en los próximos días acompañado por su cuerpo técnico. Será el próximo lunes cuando se pondrá a trabajar con sus nuevos jugadores de cara a preparar la visita a Mérida con la que arrancará su andadura en el banquillo del Cartagena. A sus 34 años se convertirá en uno de sus inquilinos más jóvenes de la historia.

El fichaje de Borja Jiménez no será el único realizará en los próximos días el club, que pretendía acudir al mercado de invierno para tapar algunas carencias, pero que ahora tiene recurrir al mismo para completar el plantel. Los dos laterales de la defensa están al descubierto en estos momentos, uno por la marcha de Jorge Fucile, quien no cumplió las expectativas con las que llegó el pasado verano, y otro por la lesión de larga duración de Markel Etxeberria. Para el primero parece ya atado el murciano Tekio, que no juega en el Elche. Más allá de estos dos puestos, lo lógico sería que de medio campo hacia adelante también se cambiaran piezas del puzzle. Una de las posiciones donde suenan más nombres es la delantera. El rendimiento de Caballero y de Jovanovic no ha sido ni mucho menos el esperado en lo que a cifras goleadoras se refiere. Tres y cinco goles, respectivamente, parecen insuficientes para un equipo que quiere luchar por el ascenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes