21 de diciembre de 2019
21.12.2019
La Opinión de Murcia
Despedida

El FC Cartagena vuelve a empezar

La marcha de Gustavo Munúa al Nacional de Montevideo, abre una nueva etapa en el club albinegro justo cuando está a un paso de volver a ser campeón de invierno

20.12.2019 | 20:15
El FC Cartagena vuelve a empezar

Paco Belmonte, ante el reto de elegir a un sustituto capaz de liderar al equipo en busca del ascenso

El FC Cartagena está acostumbrado a levantarse después de caer. Lo hizo cuando se quedó a un minuto del ascenso hace dos temporadas; lo volvió a conseguir el pasado verano, reestructurando a fondo la plantilla y apostando por el mismo entrenador que dos meses antes había fracasado en el intento de llevar al equipo a Segunda División. Y lo tendrá que volver a hacer ahora, justo cuando está a punto de abrirse el mercado de invierno. El plan del club era reforzarse la plantilla con al menos un delantero y un lateral, pero ahora tendrá que hacerlo también con un técnico, ese puesto clave en cualquier equipo. Y es que Gustavo Munúa ejecutó una cláusula en el contrato que firmó el pasado verano, donde estipuló que quedaría libre en caso de recibir una llamada del Nacional de Montevideo, el club de su vida, donde se formó y del que es hincha toda su familia. La oferta llegó en las últimas horas y el uruguayo aceptó el reto de dirigir a una de las entidades más importantes de Sudamérica. La llamada de su gente superó a la ilusión por devolver al FC Cartagena al fútbol profesional.

«De la noche a la mañana no estás preparado para que se vaya tu entrenador, pero aquí nunca hay descanso y ya estamos manos a la obra para encontrar un sustituto que nos ayude a lograr el ascenso a final de temporada». Así dio carpetazo Paco Belmonte, presidente de la entidad, a la marcha del charrúa del banquillo albinegro después de una temporada y media. Mirar hacia adelante es el único remedio para los cartageneristas, que ahora tendrán que buscar un entrenador que encaje bien en la filosofía de un equipo que esta campaña ha perdido frescura y ganado firmeza defensiva. Con muchos entrenadores en el paro en la actualidad, y antes de poder secarse las lágrimas en una rueda de prensa muy emotiva en el estadio Cartagonova, ya surgían los primeros nombres como posibles sustitutos. Uno de ellos es Pedro Munitis, exentrenador, entre otros equipos, del UCAM Murcia. Pero habrá que esperar aún unos días para conocer al sustituto de un Munúa que hoy dirigirá su último partido.

Belmonte desveló por qué queda en libertad tanto Munúa como sus ayudantes: «Quedan liberados a partir de mañana –hoy para el lector–, después del partido ante el Yeclano, tras el acuerdo alcanzado con el entrenador, que estaba firmado y sellado desde principio de temporada, con una cláusula por la que si el Nacional de Montevideo le llamaba durante esta temporada, el club se comprometía a liberar su contrato. Era una cláusula que ambas partes teníamos que incluir porque es el club de su vida, donde se toca el corazón, la única excepción que podíamos hacer en ese contrato», explicó Belmonte, quien tras sus palabras se fundió en un sentido abrazo con el técnico. «Las cosas creo que se han hecho muy bien durante este transcurso. El año pasado fue muy bueno aunque que no pudimos corroborarlo con la guinda del ascenso. Y cuando mucha gente dudaba de si Munúa iba a seguir, apostamos por su renovación. El trabajo bien hecho está encima de la mesa, y la sintonía con todo lo que rodea al club y al entorno ha sido máxima. Ahí están los números y ahora se interrumpe por esa circunstancia que, insisto, no es deportiva, ha pesado muchísimo el corazón», recalcó el máximo mandatario.

Acto seguido fue Munúa quien tomó la palabra. Con la voz entrecortada y no pudiendo reprimir en ningún momento la emoción, justificó su marcha: «Es una situación muy difícil para nosotros, como cuerpo técnico, muy difícil porque tenemos el corazón partido. Gracias por comprender la situación que se nos presenta en estos momentos y por haber aprendido y crecido tanto como entrenadores al lado de vosotros. El Cartagena es un club modelo dentro de la categoría y dentro de España. Empezamos un proyecto muy ambicioso, lleno de ilusiones, y en ese año y medio hemos trabajado a la par. Nos hicieron sentir totalmente identificados con este proyecto, con este escudo, con esta ciudad, que no era conocida para mí y de donde me llevo el mayor de mis recuerdos», dijo el charrúa.

Munúa se deshizo en elogios hacia sus jugadores: «Se ha armado un grupo humano increíble y eso es lo que valoramos más nosotros. Son grandes futbolistas que están muy ilusionados con el desafío de hacer crecer a este club, de hacerlo grande y no tengo ninguna de que con el vestuario que hay, se tiene que completar».

Por último, afirmó que «me voy a un club muy importante para mí y para mi familia», y que la «decisión es muy difícil», pero también ha pesado «un tema familiar. Tengo dos hijos, una nena de 15 años y uno de 17 en plena adolescencia, y también me quería acercar un como más a ellos», concluyó el preparador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook