10 de diciembre de 2019
10.12.2019
La Opinión de Murcia
Segunda División B

La Constitución o la Galia irreductible

El Yeclano Deportivo acumula treinta partidos sin perder en su estadio antes de medirse al Real Murcia

10.12.2019 | 04:00
Vaquero celebra un gol con aficionados del Yeclano.

El Yeclano Deportivo es un fenómeno extraordinario. Camina con tal firmeza hacia su objetivo de lograr la permanencia en la temporada de su vuelta a la Segunda Divisón B que ha alcanzado a principios de diciembre el cuarto puesto de la clasificación para sorpresa de propios y extraños. Y entre las muchas explicaciones que tiene este fenómeno futbolístico que están viviendo en Yecla, es fundamental contextualizar lo que significa el campo de La Constitución para el conjunto azulgrana, del cual se despidió el pasado domingo de este memorable 2019.

En una analogía de la forma con la que comenzaban todas las historietas de Astérix y Obélix, podríamos decir que «estamos en el año 15 de Pedro Romero. Todo el balompié está ocupado por el fútbol moderno. ¿Todo? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste, todavía y como siempre, al invasor. Y la vida no es fácil para las guarniciones de legionarios romanos en los reducidos campamentos de La Constitución». No es para menos. Resulta que el recién ascendido Yeclano, máximo goleador del grupo IV con 26 tantos, es el equipo de todo el fútbol nacional que más partidos acumula sin perder en su campo. La friolera cifra de 30 partidos desde que el 5 de septiembre de 2018 el Melilla de, entonces, categoría superior, se clasificara a la siguiente ronda venciendo al conjunto de Sandroni en el último minuto de la prórroga con un cruel tanto en propia puerta. Desde entonces, el conjunto de Yecla venció en casa nada más y nada menos que diecisiete partidos de tercera, uno de Copa Federación ante el Conquense, entonces de Segunda B, el histórico 6-0 en playoff al campeón cántabro Escobedo.

Todo el grupo IV se pregunta cual es la poción mágica del druida Alejandro 'Panorámix' Sandroni para que ya haya sumado más puntos de los que el propio técnico consiguió con el conjunto azulgrana la primera aventura en Segunda B del año 2010, o que actualmente lleve 19 puntos más de los 10 que a estas alturas llevaba en las dos temporadas anteriores en la categoría. Resumirlo en la brillante y metódica adaptación de las características de fútbol directo de La Constitución sería muy simplista. Hay mucho más que una química perfecta, de conocerse, de saber aprovechar hasta la última cualidad, de comerse el mundo en este momento tan deseado desde hace años.

Si se repasan las comparecencias de prensa del entrenador, las palabras que más aparecen en sus discursos son trabajo, humildad, paciencia, y juntos. Porque fe ciega en sus futbolistas la trae interiorizada de casa. Hace más de un año que esa pócima mágica traspasó los muros del vestuario, y toda una pequeña ciudad de 35.000 habitantes como Yecla está viviendo con una mística sin precedentes las andanzas y los esfuerzos sobrehumanos de su equipo de fútbol, haciendo fuerza, cantando, iluminando sus gradas con lucecillas y tratando como auténticas leyendas a sus, más que jugadores, guerreros. Y ahora, cuando el coso de La Constitución se toma un respiro hasta enero, los aldeanos de la Galia yeclana ponen rumbo a la capital del reino con la tranquilidad que les da un voluminoso zurrón navideño y la sensación de oportunidad histórica para este lejano pueblo del norte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes