09 de diciembre de 2019
09.12.2019
Fútbol
Yeclano10Villarrubia

La última fiesta de La Constitución

El Yeclano, que cerrará el año 2019 lejos de casa al medirse al Murcia y el Cartagena, vence al Villarrubia en el minuto 88 con un penalti transformado por Vaquero

08.12.2019 | 20:57

En la ciudad de Yecla, ocho días después de arrancar el mes de diciembre, Álex Vaquero Lafuente, comandante-pichichi del Yeclano Deportivo dio el beneplácito a su equipo para ganar la batalla de Villarrubia y continuar su particular marcha triunfal con destino a la permanencia en la categoría de bronce. Y es que la Compañía Alejandro Altamirano Sandroni, mediante buen orden, arreglo y compostura dio continuación a la secular costumbre de sacar adelante sus encuentros en su cuartel y mucho más cuando juega con la Virgen del Castillo en el pueblo.

Y eso que era un partido trampa para los azulgranas, en una mañana más propicia para entonar el 'la la, la la laaa' del vals de las olas que para el linterneo cantando 'el abuelo', y contra un rival de más nivel que nombre que tuvo tres oportunidades de llevarse el encuentro en la segunda mitad. El partido se ganó más por mantenerse a cero en la retaguardia que por el despliegue ofensivo de los alabarderos, que no acertaban en los diferentes arcabuzazos a los que respondió el elástico Samuel Diarra con paradas de mérito. Chino, Fenoll, Alayeto e Iker probaron a este soberbio guardameta en los mejores minutos de la escuadra azulgrana, que pese a ser la más goleadora de la liga se mostraba con la pólvora mojada en sus salvas del día grande de las fiestas patronales.

El descanso llegó con un par de lanzamientos del Yeclano que acabaron en nada, y la reanudación fue solemne con un excelente golpeo al larguero de Víctor Fenoll, que botó justo en la línea de gol, y un remate de córner de Carlos Selfa que detuvo de nuevo el destacado Diarra. Sin embargo, la contienda se empezó a complicar en las trincheras y el Villarrubia comenzó a sentirse más cómodo y a marcar ritmo. Entonces, se evidenció en el césped las diferencias clasificatorias entre dos soldadescas muy parejos, cuando los toledanos desaprovecharon tres claras acciones que habrían cambiado y mucho el devenir del choque. Toni Seoane, Andriu y especialmente Copete tuvieron en sus botas el gol visitante cuando más impreciso se mostraba el ejército azulgrana.

El Yeclano mejoró con los clavarios Javi Muñoz y Rulo, y el mayordomo del bastón Tonete, sin embargo el último cuarto de hora resultó realmente incierto. Pero para un público tan devoto como el de Yecla su equipo no podía incumplir las tradicionales ordenanzas en un día en el que todo el pueblo come pelotas de relleno, y las echó también en el campo para cumplir con su octava de la temporada.

Si bien Mario había sido objeto de penalti instantes antes, no fue hasta que en el rechace de un paradón de Samuel Diarra un claro derribo hiciera que el prometedor Guzmán Mansilla señalara pena máxima para el Yeclano. En una cuidada y emocionante liturgia, Álex Vaquero, faro y guía de este equipo, se dirigió al punto fatídico cual mayordomo de la bandera jugándola con tranquilidad ante el arca cerrada que La Constitución pretendía hacer resonar en caso del triunfante gol.

El comandante anotó y provocó el tronar de las voces de los aficionados que, con fervor, no dan crédito a una temporada memorable que apunta a ser recordada por los siglos de los siglos. Tercera victoria consecutiva del Yeclano que, pese a que su objetivo es la permanencia, finaliza la jornada en puestos de play off de ascenso a Segunda con 29 puntos en 16 jornadas disputadas hasta la fecha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes