20 de noviembre de 2019
20.11.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol sala

El cambio no deja 'dudas'

Los resultados cosechados por Duda en sus primeros tres encuentros hacen que se confirme el acierto del relevo en el banquillo del Jimbee Cartagena

19.11.2019 | 21:18
El cambio no deja 'dudas'

El equipo cartagenero tiene otra cara desde su llegada y ya se ha metido entre los ocho primeros clasificados.

El Jimbee Cartagena comenzó la temporada 2019-2020 con ilusiones renovadas después de un año que no había sido todo lo bueno que se esperaba. La llegada de Jimbee en el tramo final del verano de 2018 hizo que se terminara de confeccionar la plantilla y se planificara toda la temporada en muy poco tiempo. Un cambio de entrenador en la primera vuelta -en el que Juan Carlos Guillamón salió del club para dejar paso a Brocanelo- y una campaña llena de altibajos que terminaba con el equipo como décimo clasificado y sin lograr el objetivo de entrar entre los ocho primeros para disputar el play off.

Este año todo ha sido muy diferente. Jimbee tuvo todo el verano para planificar la temporada y poner los cimientos de un proyecto en el que se aspiraba a lo más alto desde el día que la empresa melonera se puso al frente del club. Los resultados, sin embargo, no fueron los esperados en las primeras jornadas de liga. Con André en el banquillo, el equipo no logró su primera victoria hasta la jornada 6 ante el Levante, donde el conjunto cartagenero tumbó al Levante en su propia pista por cero goles a tres.

Pero por aquel entonces la decisión ya estaba tomada. Los contactos del presidente del club, Miguel Ángel Jiménez Bosque, con Duda eran continuos y solo faltaba la firma del brasileño para confirmar su llegada. Dos días después de esa victoria en tierras valencianas, Duda estaba siendo presentado en el palco del Palacio de Deportes de Cartagena.

Desde que se hiciera oficial su llegada la expectación en torno al club no hizo más que crecer. La llegada de un entrenador de la talla de Eduardo Sao Thiago Lentz suponía entrar en una nueva dimensión. Con 17 temporadas entrenando en ElPozo Murcia, en las que levantó 15 títulos, tanto el club como la afición sabían que se traía a un entrenador a la altura de los objetivos marcados. Con pocos día para trabajar con el equipo antes de su primer partido, Duda tuvo que hacer una pequeña pretemporada con los jugadores para empezar a confeccionar el equipo que quería que se viera sobre el parqué.

Hasta entonces, esos mismos jugadores solo habían logrado cosechar cinco puntos en las primeras seis jornadas. Con un balance de 14 goles a favor, 18 en contra y solo 5 de 18 puntos posibles, el Jimbee estaba coqueteando con los puestos de descenso. La sensación que partido tras partido se transmitía era de impotencia; de no sabes dónde estaba el problema. Es también importante resaltar que el equipo no había logrado ganar en casa. De hecho, solo había sacado 1 punto de 9 posibles en el Palacio de los Deportes.

No todo era negativo, ni mucho menos. Así lo dejó claro Duda el día de su presentación. «Nosotros vamos a respetar el trabajo que André ha hecho durante estos meses, a aprovechar todo lo bueno que ha sacado de esta plantilla y a tratar de dar continuidad a esa victoria frente al Levante».

No obstante, la realidad es que desde que se produjo el cambio en el banquillo el equipo dio un giro considerable. A nivel de resultados, esto quedó claro en el debut de Duda. La victoria por tres goles a uno ante Jaén daba la primera victoria al equipo en casa, algo que no había logrado antes. También se vio ese cambio la siguiente jornada en la cancha del todopoderoso Movistar Inter, donde el conjunto cartagenero se trajo un valioso empate en casa del por entonces líder y que había ganado todos los partidos que había disputado hasta el momento. La confirmación llegó en el encuentro del pasado fin de semana ante Aspil Ribera Navarra, que sucumbió ante este 'nuevo Jimbee' por cuatro goles a uno y donde el equipo dio por primera vez una sensación de superioridad para ganar el partido de forma holgada. Un total de 7 de 9 puntos posibles, donde destaca la mejora a nivel defensivo, ya que el equipo encaja casi dos goles menos par partido (de 3 en las seis primeras jornadas a 1,33 en las últimas tres). Unos números que le han catapultado hasta una octava posición que le daría el billete a la Copa de España.


No solo en los números se ha notado la llegada de Duda. También han sido varios los jugadores que se han enchufado desde ese momento. Son los casos de Fernando Cobarro e Ique. El brasileño nacionalizado rumano, que compite en el puesto de pívot con Eka y Lukaian, apenas estaba contando para Brocanelo. Dio la sorpresa en el primer encuentro del nuevo entrenador, entrando en la convocatoria diez minutos antes del comienzo del mismo por la lesión del de Chapecó. Lejos de venirle grande el encuentro, fue decisivo anotando dos de los tres goles del equipo para derrotar a Jaén. El ciezano, por su parte, ha pasado de tener un papel secundario en el equipo a ser uno de los primeros recambios. Su protagonismo va creciendo a medida que se va encontrando más cómodo dentro de un equipo que tiene el sábado su próxima prueba en Valdepeñas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes